Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Eres Claro o Movistar? Para qué sirven las tarifas asimétricas

Juan Pablo Guerrero
Guayaquil, Ecuador

¿Eres Claro o Movistar? En Ecuador te preguntan eso, cuando pides un taxi, cuando das tu teléfono, etc. ¿Por qué importa? La respuesta se encuentra en las tarifas de interconexión, el valor que pagan las operadoras unas a otras por las llamadas que realizan sus clientes entre ellas.

Juan Pablo Guerrero
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

¿Eres Claro o Movistar? En Ecuador te preguntan eso, cuando pides un taxi, cuando das tu teléfono, etc. ¿Por qué importa? La respuesta se encuentra en las tarifas de interconexión, el valor que pagan las operadoras unas a otras por las llamadas que realizan sus clientes entre ellas.

Resultado de esto es que en Ecuador tengamos aproximadamente 15 millones y medio de habitantes pero existen casi 17 millones y medio de líneas telefónicas móviles. Resulta más barato para las empresas pequeñas y medianas comprarse dos teléfonos, cada uno de distinta operadora, para poder realizar llamadas dentro de cada operadora y no tener que pagar estas tarifas.

En Ecuador no solo existen estas tarifas, pero existen de modo asimétrico. Las operadoras con más clientes pagan costos de interconexión más altos que los que pagan aquellas con menos clientes.

¿Cuál es la finalidad de estas tarifas? Nos dicen que promover la competencia entre las operadoras de telefonía móvil, protegiendo a aquellas empresas nuevas o emergentes, lo cual en la práctica no ha sido más que un subsidio a la ineficacia ¿Subsidio para quién? Para la empresa estatal CNT, cuyo crecimiento no ha sido el previsto. Se calculaba que para el año 2013 esta debería tener como mínimo cinco millones de abonados. ¿Cuántos tiene? Apenas 360.000, con una pérdida de aproximadamente 200 millones de dólares al presente año.

Europa es ejemplo de una importante lección. En el Viejo Continente se introdujeron estas tarifas asimétricas buscando regular la competencia y generar nuevos servicios que satisfagan más a los consumidores. Pero el resultado fue otro. Los servicios prestados se estancaron porque estas tarifas se tradujeron en un gran desincentivo a la inversión e innovación. No se generaron más puestos de trabajo y los precios de telefonía no se volvieron más atractivos, sino que se mantuvieron.

Pero esta no es la única lección, tenemos una más reciente y más cercana, la que se está desarrollando en Chile, considerado el país latinoamericano con mejores índices de desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Ahí se busca reducir estas tarifas de interconexión hasta en un 80%, buscando igualar al resto del mundo donde, de acuerdo a Miguel Oyonarte, Vicepresidente de asuntos legales y corporativos de Nextel Chile, estas tarifas están en 2 centavos el minuto, mientras que en Ecuador, Claro (la operadora con más abonados) llega a pagar hasta 9 centavos el minuto a CNT y casi 7 centavos a Movistar.

Y no solo esto. En Chile también hace algunos años fue implementada la interconexión simétrica. No importa tu posición en el mercado, no es considerado un castigo tener más abonados que los demás, todos compiten bajo las mismas condiciones, en plano de igualdad.

Las tarifas de interconexión asimétrica no solo encarecen los servicios, sino que dinero que se podría invertir en puestos de trabajo e inversión se destina a lo que en realidad es un subsidio a la ineficacia, no nos dejemos engañar.