Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alianza P.

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

No estimado lector, este artículo no se tratará sobre esa Alianza P. Por un momento cambiemos de tema, dejemos la política de un lado y centrémonos en un contexto económico internacional.

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador


Publicidad

No estimado lector, este artículo no se tratará sobre esa Alianza P. Por un momento cambiemos de tema, dejemos la política de un lado y centrémonos en un contexto económico internacional.

Este artículo tratará sobre la Alianza del Pacífico.

En estos momentos se encuentra constituyendo una nueva organización, poco ortodoxa, pero que promete muchísimo en términos económicos. La Alianza del Pacífico se perfila como una iniciativa de vanguardia que une a países de diferente continente que lo único que tienen en común es su cercanía con el Océano Pacífico.

Comúnmente, como argumentan los críticos del occidentalismo, Latinoamérica siempre ha apuntado su estrategia comercial hacia el Atlántico. Los máximos exponentes del occidentalismo, Estados Unidos y Europa, han sido casi siempre los principales puntos de referencia a lo que comercio internacional se refiere. Ahora se propone que veamos al otro lado del mundo.

La conexión con Asia puede resultar muy interesante en términos de intercambio y comercio para la región latinoamericana. El acceso a mercados que cuentan con una gran población (gran demanda) y con una capacidad adquisitiva alta, puede significar una gran oportunidad para los productos elaborados en América central y del Sur.

¿Cuál es el rol de Ecuador en este nuevo espacio? Absolutamente ninguno.

En mi opinión hubieron varios errores, pero uno trascendental:

En estos procesos de formación de nuevas organizaciones, los países “fundadores” arman la constitución de este nuevo espacio de debate y/o negociación. Los intereses de cada país son plasmados dentro de este acuerdo inicial.  Si en algún momento Ecuador se siente preparado para ingresar a esta alianza, no habrá introducido ningún interés estratégico desde el comienzo (como sí lo hicieron países vecinos).

Las personas que gobiernan el Ecuador tienen, como común denominador, la crítica hacia los procesos económicos ortodoxos, y se adjudican como los practicantes de políticas nuevas y diferentes a las del pasado. No obstante, siguen visitando países de pensamiento occidental.

La Alianza P personifica cambios de paradigmas. Sin embargo aquí nos conformamos con otra Alianza P.