Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obras faraónicas e inversión pública

David Ochoa
Quito, Ecuador

Este gobierno ha superado todos los récords en inversión pública, dentro y fuera de las fronteras: no solo la inversión es mayor a las de los gobiernos anteriores, sino que la inversión pública, medida como porcentaje del PIB, es mayor a la inversión de los demás países de la región.

David Ochoa
Quito, Ecuador


Publicidad

Este gobierno ha superado todos los récords en inversión pública, dentro y fuera de las fronteras: no solo la inversión es mayor a las de los gobiernos anteriores, sino que la inversión pública, medida como porcentaje del PIB, es mayor a la inversión de los demás países de la región.

Pero no necesariamente gastar más, significa gastar mejor. El propio Presidente de la República ha reconocido resultados insatisfactorios en algunas decisiones de inversión:

1. Los aeropuertos totalmente nuevos (Tena y Santa Rosa) fueron construidos para cumplir compromisos realizados por gobiernos anteriores, decisión tomada en un momento en que tenía gran importancia recuperar el valor de la palabra empeñada. Ambos aeropuertos mueven ahora pocos pasajeros, casi todos hacia la capital. La inversión conjunta se acerca a cien millones de dólares. Aunque el gobierno asigna la responsabilidad por no incrementar las rutas a Napo y El Oro a los respectivos gobiernos provinciales, Alianza País promovió la reelección de ambos prefectos. En noviembre de 2013, el Presidente Correa comparó la inversión realizada en ambos aeropuertos con la inversión pública acumulada desde 2007: la inversión en ambos aeropuertos no alcanza el 5 por mil de la inversión total. Sin embargo, no son los únicos casos de inversión pública insatisfactoria.

2. Los aeropuertos rehabilitados (Salinas, Loja y Esmeraldas) recibieron millones de dólares para recibir más vuelos y más pasajeros. De momento, no han incrementado las rutas. El Gobierno central indica que correponde a cada Prefectura promover la creación de rutas permanentes o chárteres para dar uso a la infraestructura ya construida. Sin embargo, la competencia de fomento productivo, que debía descentralizarse a los gobiernos provinciales en 2013, no ha sido descentralizada realmente, y tampoco se han transferido recursos para esa competencia.

3. La rotativa KBA instalada en 2011 para Editogran, casa editorial de los periódicos públicos, tiene capacidad para imprimir 75.000 periódicos por hora. La circulación de El Telégrafo, a diciembre de 2013, alcanzó 26.000 ejemplares diarios. PP El Verdadero tiene una circulación menor. La impresión de textos escolares y otras publicaciones ayuda a rentabilizar en algo la inversión, pero las publicaciones anuales no justifican una inversión en una rotativa que imprime al día. Probablemente una imprenta menos costosa hubiese logrado el trabajo que actualmente tiene Editogran, en diarios y libros.

4. El hacinamiento carcelario en Ecuador mereció varios informes, por las violaciones a derechos humanos y a la dignidad de los privados de libertad. Por eso, el gobierno decretó emergencia para movilizar fondos para mejorar la gestión carcelaria. Pero varios centros de rehabilitación muestran exceso en sus obras: cárceles con aire acondicionado, con celdas unipersonales que hacen palidecer a las suites de hoteles, sitios de aislamiento con jardines y diseños con guarderías al interior del reclusorio, lo que impide que asistan niños vecinos al centro, son varias de las observaciones encontradas en las obras ya realizadas. En algunos casos, se ha podido corregir los excesos.

5. Mientras algunas ciudades aún no tienen oficinas nuevas del Registro Civil, en otras, la inversión fue exagerada. Al igual que en oficinas de otras instituciones, hay diseños con excesivo metraje en oficinas y salas de reuniones, acabados que superan lo necesario, etc. El propio Registro Civil reconoció el error de haber construido un edificio nuevo en el predio de Turubamba, a tal punto que ahora su oficina del sur de Quito atiende en un centro comercial.

6. En el mismo Registro Civil, se invirtió en tecnología para la nueva cédula con chip. Pocas empresas o instituciones usan el código de barras para digitar los datos de la persona, porque necesitan infraestructura tecnológica que no se justifica frente al uso actual: digitar manualmente la información. El gobierno estudiará otros usos de la cédula, para intentar rentabilizar en algo la inversión en la tecnología chip escogida.

7. El centro deportivo Leonidas Proaño construido en Morona así como la rehabilitación de obras existentes, como el coliseo Los Canelos, inversiones consideradas originalmente para los juegos deportivos nacionales de 2008, resultaron en obras desproporcionadas para la población de Morona Santiago, cuando se inauguraron en 2013. Se intentará rentabilizar en algo su inversión como centro de preparación para los juegos olímpicos, al brindar condiciones climáticas comparables a las de Río de Janeiro. Pero antes de ofrecer este servicio a delegaciones olímpicas de otros países, el Ministerio del Deporte debiera conseguir que al menos un equipo de fútbol realice su entrenamiento de pre temporada en la infraestructura deportiva estatal, antes que viajar al extranjero.

8. A pesar de los diseños arquitectónicos estandarizados, el Instituto de Contratación de Obras no ha podido evitar caer en diseños “faraónicos” de obras para educación, salud o desarrollo infantil. Un caso extremo puede encontrarse en Esmeraldas, donde se construyó un centro de atención infantil de excesiva capacidad y con lujosos acabados. En otras obras, los trabajos complementarios como jardines o vías de acceso, terminaron costando más que la obra principal.

Inversiones faraónicas como las resumidas, y otras, pudieron ser detectadas oportunamente por, al menos, tres filtros antes de su ejecución: la oficina de planificación de la misma institución, el ministerio coordinador al que pertenece la entidad contratante y la Secretaría Nacional de Planificación, SENPLADES, que prioriza los proyectos de inversión de todo el Ejecutivo.

Si el diseño, análisis, aprobación y priorización de la inversión pública no son idóneos, podría verse al crecimiento del aparato estatal oficinas de coordinación y planificación, como un diseño institucional meta-faraónico, porque no cumplen su función de optimizar la calidad de la inversión pública.