Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Conversación en el extranjero

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de conversar con personas de varios países, una de esas conversaciones realmente me llamó la atención con una persona de, llamémoslo, un país desarrollado. A continuación resumiré, en esencia, ese diálogo:

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador


Publicidad

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de conversar con personas de varios países, una de esas conversaciones realmente me llamó la atención con una persona de, llamémoslo, un país desarrollado. A continuación resumiré, en esencia, ese diálogo:

Persona extranjera (PE) : ¿Cómo es la política en Ecuador?

Yo (Y): Pues, un poco extraña pero asumo que en todos los países la política tiene su propio toque, ¿verdad?

PE: Tienes razón. ¿Cómo te identificas políticamente? ¿Cuál es tu ideología?

Y: Bueno, me parece que yo me inclino por el liberalismo. Creo que la gente es liberal en muchas cuestiones de la vida, en esencia, ¿Tú como te identificas?

PE: Socialista.

Y: ¿Enserio? Pero si comentan que en tu país todo el mundo debe ser liberal o de derecha o capitalista…

PE: Es verdad, pero no entiendo por qué. Realmente me parece que debe haber una justicia social y políticas redistributivas en mi país para poder vivir mejor.

Y: ¿Cómo se vive actualmente por allá?

PE: Pues, bien, pero hay muchas desigualdades, por eso creo que tener una tendencia socialista es lo más lógico…

Y: ¿Lógico? Ahora que lo pienso tu país ha avanzado mucho en términos de crecimiento y desarrollo ¿verdad? ¿desde cuándo?

PE: Antes de que naciera mi país era considerado muy fuerte económicamente, estable y desarrollado por muchos índices.

Y: Me parece que tu país ya tenía una estructura fuerte, muchos problemas sociales y económicos arreglados, y por eso ya suena lógico catalogarse socialista…

PE: (risas) Tiene sentido, pero igual, mientras no exista una igualdad social no podemos ser considerados desarrollados al cien por ciento.

Y: Concuerdo. Ya entiendo tu lógica.

Obviamente, esta conversación está sintetizada a cómo la recuerdo (y con los ajustes de idioma apropiados).

Extraje una conclusión muy importante de este diálogo. Los países con una estructura económica y política fuerte y consolidada, tienden a tener personas que se preocupan por temas de equidad social ya que es el siguiente tema a tratar en sus agendas de desarrollo. En países en vías de desarrollo, al parecer, queremos ir al revés.

Lógicamente, esta es una conclusión muy grande para solamente una conversación espontánea. No obstante, concuerda con casos como el de Suecia, estudiado a fondo por Mauricio Rojas en su escrito “Sweden after the Swedish Model: From tutorial State to enabling State”.