Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Mandato de Rodas

David Ochoa
Quito, Ecuador

Durante los próximos años, la ciudad experimentará importantes cambios en temas como su vocación económica, su movilidad y su desarrollo urbano.

Es importante conocer las líneas que el alcalde ha trazado para su período de cinco años, que se pueden identificar en varios anuncios en su discurso de posesión.


Publicidad

La nueva administración llegó con un mandato evidente: reducir multas e impuestos. En esa línea, el alcalde ya presentó un proyecto de ordenanza que reduce a la mitad las multas relacionadas con automotores: pico y placa y zona azul. Además, se anunció modificaciones a la forma de imponer multas: Sobre pico y placa, se permitirá sacar el vehículo el mismo día que se paga la multa. Sobre zona azul, se suprime el uso de candados, de modo que quienes excedan el uso del parqueo tarifado, recibirán una boleta para cancelar la multa. En ese orden, el Municipio debería considerar reducir multas en ordenanzas sobre construcciones (Ordenanza 432) y sobre permisos licenciamiento para actividades económicas (Ordenanza 201 y Ordenanza 308). Asimismo, el Concejo Metropolitano debería analizar la Ordenanza 321 (Registro Oficial Nº 314 de 5 de Noviembre del 2010) que prohíbe impugnar a quien no tiene los recursos para pagar las multas impuestas, así como las ordenanzas y resoluciones sobre convenios de pago, que bloquea acceder a convenios de pago a quien no presenta garantías bancarias de difícil tramitación.

En no pocos casos, los comisarios metropolitanos han sancionado con excesiva severidad, incumpliendo los criterios de gradación fijados en el art. 397 del COOTAD (y en la Ordenanza 172) o basándose en supuestos para aplicarlos.

Menos claro es el mandato otorgado por la ciudadanía sobre el Metro: en su oferta electoral, Rodas ofreció “Evaluar la viabilidad técnica y sustentabilidad financiera del Metro y realizar los cambios que fueren necesarios para obtener un sistema de transporte eficiente, de calidad y que responda a la realidad del presupuesto del Municipio”, pero en la recta final de la campaña electoral, el alcalde ofreció “continuar y agilizar, iniciando la construcción de la obra principal y concluyéndola” . Es difícil saber qué porción del electorado le encargó detenerse un momento para analizar el Metro y realizar cambios y qué porción le encomendó agilizar la obra, pero en principio parecen ofrecimientos opuestos.

En el mismo discurso de posesión, Rodas anunció una ciudad que privilegie al peatón, pero también ofreció construir soluciones viales que faciliten una ágil circulación vehicular. Expertos como Álvaro Guzmán recuerdan que “construir más capacidad para vehículos privados, solo agudiza la situación actual.

Acerca de su relación con el Gobierno, Rodas inscribió su candidatura anunciando trabajar de la mano con el Ejecutivo central, en favor de la ciudad, ofrecimiento ratificado el 14 de mayo, al que adiciona un compromiso de respeto al marco constitucional, para espantar temores de apoyo municipal a salidas no democráticas al régimen actual.

¿Cuántos de los 823.869 electores votó esperando un Rodas que coopere con el Gobierno Central? ¿Cuántos le encargaron confrontar? Por lo pronto, Ramiro Aguilar marcó distancias apenas vio un brindis con el Presidente Correa. Aguilar estima que el votante quiteño ordenó mantenerse alejado totalmente de Correa y su gobierno. Sin embargo, cabe recordar que los candidatos a alcalde que anunciaron no colaborar con el Gobierno actual obtuvieron escasa votación.

Aunque el panorama aún es difuso, tal vez el mandato del pueblo de Quito sea colaborar en unos temas, y confrontar en otros, según la administración municipal lo estime “responsable” en su modelo de gobierno, concepto elevado a ideología la semana pasada.