Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Es asombroso

Danilo Arbilla
Montevideo, Uruguay

La designación de María Gabriela Chávez como embajadora alterna ante la ONU tiene como propósito llevar al mundo el “mensaje profundo” de su padre, Hugo Chávez –el Eterno–, según lo anunció el Gobierno venezolano.

Danilo Arbilla
Montevideo, Uruguay


Publicidad

La designación de María Gabriela Chávez como embajadora alterna ante la ONU tiene como propósito llevar al mundo el “mensaje profundo” de su padre, Hugo Chávez –el Eterno–, según lo anunció el Gobierno venezolano.

María G. –elevada a la categoría de “heroína” por Fidel Castro– hablará al resto del planeta del Socialismo del Siglo XXI y de sus “logros”.

La hija menor de Chávez era, hasta ahora, el único familiar directo del extinto líder que no ocupaba un cargo público.

En ámbitos políticos se especula con que su designación fue una jugada de Nicolás Maduro buscando reforzar su posición algo tambaleante, lo que también procura con una renovación ministerial y dando un mayor protagonismo –y visibilidad– al asesor y delegado cubano ante el Gobierno de Venezuela, Orlando Borrego (78), hombre que en su momento fuera directo colaborador del Che Guevara, cuando este era el ministro de Economía del régimen cubano.

Es que los problemas se amontonan y es difícil que se superen creando nuevos enemigos, como pasa ahora con el contrabando.

Tampoco se consigue superar la escasez con más controles o haciéndoles poner la huella digital a los agobiados consumidores para limitar sus compras de productos básicos. Lo venezolanos, en su desesperación, llegan a formar colas de hasta mil personas y no porque haya menos cajeros en los supermercados, como dice el Gobierno.

Mientras tanto, la empresa petrolera PDVSA crea su propio canal de TV para promocionar sus planes sociales, en el marco de la “nueva ética socialista”.

Como la nueva emisora se ocupará además de temas petroleros, resultaría más que interesante que les explique a sus televidentes cómo PDVSA, que en el año 1999 con 51.000 empleados producía diariamente 68 barriles por empleado, ahora, quince años después, ha logrado con 140.000 empleados que cada uno de estos produzca tan solo 20 barriles por día.

PDVSA, que maneja las mayores reservas de crudo del mundo y ha acumulado una deuda de 22.000 millones de dólares, ahora se dedicará a la televisión. No deja de ser, a lo menos, llamativo.

Cabe preguntarse si María G. incluirá este tipo de datos en su “mensaje profundo”.

¿Cómo justificará la falta de medicamentos (de un inventario de 45.000 productos médicos faltan 35.000). ¿Qué dirá sobre los presos políticos, la tortura y la represión de los estudiantes?

¿Explicará cómo el socialismo bolivariano consiguió que Venezuela tenga la segunda más alta tasa de homicidios por habitantes y sea percibido como el país más inseguro del mundo?

Y de economía ni hablar. Es difícil salir a culpar de imperialista a la Cepal.

Pero parece que nada de eso los inquieta: socialismo e izquierda santifican todo.

Como dice Borrego, el mentado asesor cubano, “que hoy, gracias a Chávez, tengamos esta tierra fértil para el socialismo es un cosa asombrosa”.

Y Borrego tiene razón: es asombroso.

* El texto de Danilo Arbilla ha sido publicado originalmente en el diario paraguayo ABC Color