Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La moral para castigar

Maricruz González C.
Quito, Ecuador

“El castigo es una venganza, la venganza del Rey, aunque la ejecute un verdugo.”

Maricruz González C.
Quito, Ecuador


Publicidad

“El castigo es una venganza, la venganza del Rey, aunque la ejecute un verdugo.”

En su obra Vigilar y Castigar, Michel Foucault hace un estudio acerca de la moral del castigo y toma como pretexto un evento histórico de fundamental significancia para comparar el uso del castigo a la sociedad por parte del poder. En esta obra, para analizar los métodos de castigo usados contra súbditos o ciudadanos, el filósofo francés separa dos momentos históricos: antes y después de la Revolución Francesa. En la época monárquica, dice Foucault, el castigo era aplicado en forma de suplicio, la tortura del cuerpo, a la que dedica un profundo estudio y nos pinta cuadros como el del verdugo que castiga al regicida en plena plaza pública atestada de enloquecidos borregos – bueno, este término no lo usa Foucault.

A partir de la República y muy específicamente a raíz de la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, promulgada por la Asamblea Constituyente francesa en agosto de 1789, se plantea el respeto a la “humanidad” y aparece la necesidad de un castigo sin suplicio: “…en el peor de los asesinos, una cosa al menos es de respetar cuando se castiga: su humanidad”. Claro, no desaparece el castigo sino la forma cómo aplicarlo. Foucault plantea el origen de la moral del poder de castigar como un estigma para la sociedad moderna occidental.

La Declaración pasa a ser la base de análisis para la gran pregunta subyacente: ¿cómo suavizar el castigo? Desde entonces, tenemos ejemplos históricos de las diferentes formas que adoptó el poder en cualquier punto del globo para justificar, sin necesariamente suavizar, su mano dura y explicarla con cualquier tendencia, creencia o ideología, usando casi siempre a la “humanidad” como medio. Si nos saltamos al siglo XX, ciertos tiranos dejaron de lado el concepto (Hitler, Franco) para aplicar esa mano dura sin mediar justificaciones; mientras que otros, los más, se han basado y se basan en esa Declaración y en los derechos humanos para castigar a los desobedientes por “conciliadores”, “enemigos del pueblo”, “gusanos”, “forajidos”, “transnochados”, “pequeños poderes” o cualquier otro epíteto brillante o no tan brillantemente acuñado, muchos de los cuales quedarán para la historia (recordemos la más que triste lista de lenines, stalines, maos, ceacescus, trujillos, fideles, pinochetes, videlas y un gran etc.).

Dicho esto, y en ejemplos más cercanos, podríamos invocar a Foucault, sí. Pero no para avalar a un gobierno, cual José Martí, algo insólito en épocas de internet, sino para usar su metodología de análisis, en este caso, del castigo. Incluso podríamos dividir a la historia ecuatoriana, insisto, en lo referente al castigo, también en antes y después de la revolución; o antes y después de la Constitución 2008 –puesta en la práctica, por supuesto. Como ejemplo aún más específico, podríamos usar a la anterior alcaldía quiteña y enumerar las diferentes ordenanzas y artículos promulgados para castigar al ciudadano desobediente y que nos ha llevado a transitar por las calles aterrados, culpables o histéricos, además de a vaciar nuestras cuentas. O también podríamos estar atentos a lo que sucede con los estudiantes apresados en las últimas marchas convocadas en un régimen que no solo se llena la boca de democracia, sino también llena sus cárceles, códigos y leyes.

Es difícil saber qué diría Foucault “si estuviese sentado aquí”, pero definitivamente, sabiéndolo un investigador, que no portador, de la verdad y de la esencia humana, cuyas obras son esencia de la libertad de expresión y acción, a quien cualquier tipo de cárcel aterraba, resulta difícil imaginarlo “sentado” junto al poder, cualquiera que este fuera.