Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cuba no merece relaciones diplomáticas con EE.UU.

Carlos Alberto Montaner
Miami, Estados Unidos

Estados Unidos no debe normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba por varias razones.

Carlos Alberto Montaner
Miami, Estados Unidos


Publicidad

Estados Unidos no debe normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba por varias razones.

Primero, el gobierno cubano ha sido oficialmente declarado “terrorista” por el Departamento de Estado. Es inconcebible oponerse a los terroristas en el Medio Oriente y tratarlos normalmente en tu propio vecindario.

También existe un consenso en Washington. Los tres senadores y los cuatro congresistas cubano-americanos, demócratas y republicanos, coinciden en mantener las sanciones. Son los mejores intérpretes del criterio de los casi tres millones de cubanos y descendientes de cubanos radicados en Estados Unidos.

Cuba se dedica sistemáticamente a perjudicar los intereses Americanos. Es aliada de Irán, Corea del Norte – país al que le suministra pertrechos de guerra – Rusia, Siria, de los terroristas colombianos de las FARC, de la Venezuela de Chávez y Maduro. El F.B.I. advirtió recientemente que la inteligencia cubana intenta reclutar personas del mundo académico como agentes de influencia. Ya las tuvo infiltradas en el Pentágono y en el Departamento de Estado y hoy están presas.

Cuba es una dictadura que viola los derechos humanos y no presenta la menor intención de rectificar. Los pequeños cambios económicos que ha efectuado tienen como objeto fortalecer al régimen. ¿Por qué premiar ese comportamiento? Durante todo el siglo XX (con razón) se le reprochaba a Estados Unidos que mantuviera relaciones con dictaduras de derecha. Por primera vez EE.UU. tiene una posición moralmente coherente en América Latina y no debe sacrificarla.

Normalizar las relaciones ahora sería un mazazo cruel contra los demócratas y disidentes cubanos que ven a Estados Unidos como el único aliado fiable del mundo. Sería la prueba que necesitan los estalinistas del gobierno cubano para demostrar que no tienen que hacer ningún cambio político para ser aceptados. La reconciliación sin cambios sustanciales es también un durísimo golpe a los reformistas del gobierno cubano que están presionando en la dirección de la apertura democrática.

* Carlos Alberto Montaner es un periodista nacido en Cuba. Su texto ha sido publicado por el diario estadounidense The New York Times dentro de un debate sobre Cuba.