Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los responsables de la Defensa Nacional

Alberto Molina
Quito, Ecuador

No constituyen novedad los nombramientos de funcionarios del gobierno del Presidente Correa, la norma ha sido que a sus colaboradores los recicle, no importa el conocimiento o la experiencia que tenga él o la ungida en las responsabilidades que asumen; no hay que desconocer la potestad constitucional que tiene el presidente para nombrar a sus ministros, sin embargo, la sabiduría popular dice: “zapatero a tus zapatos”.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

No constituyen novedad los nombramientos de funcionarios del gobierno del Presidente Correa, la norma ha sido que a sus colaboradores los recicle, no importa el conocimiento o la experiencia que tenga él o la ungida en las responsabilidades que asumen; no hay que desconocer la potestad constitucional que tiene el presidente para nombrar a sus ministros, sin embargo, la sabiduría popular dice: “zapatero a tus zapatos”.

En lo referente a la defensa nacional, desde el inicio de su mandato, Correa ha roto la regla señalada, nombró Ministra de Defensa a un importante cuadro de la militancia socialista, Guadalupe Larriva. Lamentablemente, falleció en un accidente aviatorio a los 9 días de su posesión. El Presidente, conmovido con la tragedia, declaró que sustuirá a la Ministra fallecida con otra mujer oriunda de Cuenca, como un homenaje a la fallecida. El nombramiento recayó en Lorena Escudero, quien estuvo en funciones apenas 5 meses, su paso por el Ministerio de Defensa se puede decir que fue intracendente.

El sucesor fue un médico, Wellington Sandoval, la sal quiteña no se hizo esperar, se dijo que Correa en sus visitas a los cuarteles, seguramente oyó sobre las operaciones militares y lo lógico era nombrar a un cirujano. En la posesión de Sandoval, el Presidente manifestó que “Las Fuerzas Armadas no deben ser leales a un Gobierno o una persona, sino leales a la Patria”. El Ministro Sandoval tuvo que capear la crisis institucional de la Marina que le costó la salida de su comandante, el Valm. Homero Arellano; igualmente, durante su gestión ocurrió el bombardeo de Colombia a Angostura.

Sandoval fue reemplazado por el poeta Javier Ponce. Ponce era conocido por su animaversión a todo lo referido a lo militar, su nombramiento fue interpretado como una provocación a los militares; durante su gestión, sucedieron varios episodios: el empleo de los militares en la seguridad interna y, lo más crítico, el “rescate” de Correa el 30-S, acción militar cruenta que dejó graves secuelas que aún no se restañan.

Ponce fue Ministro de Defensa hasta abril del 2012, su reemplazo fue el sociólogo Miguel Carvajal, quien ya ocupó funciones como subsecretario de Defensa y como Ministro Coordinador de Seguridad. Renunció en noviembre del 2012, para participar en las elecciones parlamentarias; es reemplazado por María Fernanda Espinosa.

La nueva ministra, de inicio, dirigiéndose a las tropas, en un discurso de contenido político, manifestó: “el país vive una revolución tan profunda como la de Alfaro” y que eso los hace “blanco de posibles conspiraciones”. “Ustedes están llamados a defender y evitar cualquier intento que ponga en riesgo a la democracia, de un pueblo antes silenciado”. Controvertido el paso de la Ministra-poeta, presentó su renuncia el 23 de septiembre, inmediatamente reemplazada por el multifacético Fernando Cordero, de largo traginar político en este gobierno; al asumir el Ministerio de Coordinación de Seguridad declaró que no tenía ninguna experiencia en esa materia, ahora como Ministro de Defensa asume con una experiencia de 6 meses de su anterior función.

Con el nombramiento de Cordero, en este gobierno han pasado 7 Ministros de Defensa, es decir a un promedio de un Ministro por año.