Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El cyberbulling ya es de todos

Susana González
Guayaquil, Ecuador

Rafael Correa, el mismo que todos los sábados arma una tarima para burlarse de sus críticos, el que insulta a periodistas y se mofa con frecuencia de los rasgos físicos de sus contradictores, exige respeto casi reverencial a su imagen.

Susana González
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Rafael Correa, el mismo que todos los sábados arma una tarima para burlarse de sus críticos, el que insulta a periodistas y se mofa con frecuencia de los rasgos físicos de sus contradictores, exige respeto casi reverencial a su imagen.

Ya no solo le disgustan los titulares de diario El Universo, las entrevistas de María Josefa Coronel o Alfredo Pinoargote, los comentarios de Diego Oquendo, los reportajes de Tania Tinoco, las columnas de Martín Pallares, las caricaturas de Bonil y Roque, ahora también le molesta el humor en redes sociales.

“Vamos a ver si cuando salgan del anonimato siguen siendo tan jocosos”, advirtió Correa en su última sabatina, refiriéndose a Crudo Ecuador, página satírica de Facebook que se especializa en difundir memes de tinte político. Correa busca amedrentar a quien se atrevió a avergonzarlo con un meme, mostrando su identidad para que sean otros los que tomen las represalias, exactamente igual a cuando exhibía fotos de periodistas y alentaba a sus seguidores a que tomen cualquier tipo de acciones.

Vaclav Havel, dramaturgo y expresidente checo, símbolo de la lucha por las libertades durante la larga dictadura socialista en su país, dijo esta frase: “Cualquiera que se tome demasiado en serio (a sí mismo) corre el riesgo de parecer ridículo”. ¿Se dará cuenta Correa de lo caricaturesco que luce poniéndose bravo por unos memes? ¿Habrá alguien en su círculo íntimo que le advierta del pobre espectáculo que está protagonizando? Con seguridad, la respuesta es no. De hecho, cada vez con mayor frecuencia aparecen sus funcionarios tomando el mismo tipo de actitudes, el último caso fue Rolando Panchana, quien obligó a un tuitero a pedir disculpas públicamente por un comentario que lo incomodó.

En su sabatina, Correa pidió a sus seguidores convertirse en un ejército de tuiteros (¿trolls?) para que respondan a cada publicación de Crudo Ecuador y reveló que se ha creado una nueva página web para coadyuvar a la lucha contra los memes, seguramente pagada con dinero de todos los ecuatorianos. Es decir, Correa convertido en el jefe del cyberbulling. Su estrategia ya produjo los primeros frutos, Crudo Ecuador recibió amenazas de todo tipo en menos de 24 horas, una de ellas dice lo siguiente: “Sé que pronto te vamos a encontrar y te daremos tu merecido, empezaremos por tu familia para que palpes el sufrimiento”. El cyberbulling ya es de todos.