Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El eterno retorno de lo mismo

Mauricio Maldonado Muñoz
París, Francia

Si no aportaste a la iniciativa Yasuní-ITT, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si aportaste, pero eres Alemania, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si has dejado corriendo el agua cuando te afeitas, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si nunca viste Wall-E, no puedes opinar sobre el Yasuní.

Mauricio Maldonado Muñoz
París, Francia


Publicidad

Si no aportaste a la iniciativa Yasuní-ITT, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si aportaste, pero eres Alemania, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si has dejado corriendo el agua cuando te afeitas, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si nunca viste Wall-E, no puedes opinar sobre el Yasuní.

Si te han pegado con balas de paintball, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres del MPD (sobre todo), no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres ecologista, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si no eres ecologista, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres de los ambidiestros, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres articulista de opinión, no puedes opinar sobre el Yasuní.

Sí, sí, Colombia; sí, sí, Caribe, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres de la partidocracia, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si renovaste la laptop este año en lugar de comprarte casa, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si, tal vez, pudieras comprender, que no sé cómo expresarme bien, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres hijo del PRE, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres una gordita horrorosa, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres terrorista, no puedes opinar sobre el Yasuní.

Si eres Norman Wray, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si no lavas los platos en la casa, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si eres un cantor de contrabando, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si has comprado un medio impreso y no lo has roto un día sábado, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si tienes colesterol alto, no puedes opinar sobre el Yasuní.

Si no lloraste cuando el Pocho Harb gritó: ¡Nos vamos al mundial! ¡Nos vamos al mundial! Atención: no puedes opinar sobre el Yasuní. Si dijeras que es la última vez que me dejas aquí solo, habría una oportunidad para los dos, pero no podrías opinar sobre el Yasuní. Si usaste alguna vez la ciclovía de la Ulloa, no puedes opinar sobre el Yasuní. Si sumerges un cuerpo en un líquido, y éste recibe un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del líquido desalojado, eureka, no puedes opinar sobre el Yasuní.

Cambiar, en cada caso, la palabra “Yasuní” por los vocablos “gobierno”, “salvaguardias”, “libertad de expresión” e “IESS”.

Perdón por el argumento RETRO, pero lo vintage está de moda.