Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El último confinio político, hace 50 años

Edgar Molina Montalvo
Quito, Ecuador

Este 23 de mayo de 2015 se cumplen 50 años del retorno de los profesores y estudiantes universitarios confinados en las Islas  Galápagos  por la dictadura militar instaurada en julio de 1963 hasta marzo de 1966.

Edgar Molina Montalvo
Quito, Ecuador


Publicidad

Este 23 de mayo de 2015 se cumplen 50 años del retorno de los profesores y estudiantes universitarios confinados en las Islas  Galápagos  por la dictadura militar instaurada en julio de 1963 hasta marzo de 1966. Desde el primero al último día de la dictadura  la universidad ecuatoriana manifestó su oposición frontal al totalitarismo, la U. Central a la cabeza con el liderazgo de la FEUE  a nivel nacional. Las cárceles se llenaron de estudiantes y muchos fueron alojados en cuarteles.

En febrero del 65 fui conducido por primera vez al penal García Moreno a  la sección de presos políticos  donde  estaba la celda en que fue asesinado Eloy Alfaro.  Era medio día cuando  sentí  el chirrido de aldabón del hierro carcelario recorriéndome la espina dorsal al cerrase la reja  tras mi espalda. Recuerdo la cordial “bienvenida” de  algunos que me habían precedido, tratando de animarme. Todos eran conocidos ciudadanos  de extracción universitaria  de distintas banderías y regiones, algunos amigos y maestros entrañables: Econ.  Abdón Calderón Muñoz y el editorialista de Diario El Universo Dr. Carlos Palacios Saenz de Guayaquil;  Dr. Guillermo Bossano Valdiviezo y Dr. Juan Viteri Duran, profesores de la U. Central de Quito; Pedro José Arteta, Aurelio Dávila Cajas, entre otros.

Nos declaramos en huelga de hambre y nos liberaron. Yo volví al activismo opositor  y a la cárcel. Alentados por la experiencia anterior los universitarios  iniciamos la huelga de hambre. Pero esta vez el resultado fue enviarnos confinados a Galápagos en  avión militar, bajo vigilancia del cuerpo de paracaidistas; aterrizamos en Baltra y al segundo  día nos trasladaron a la Isla San Cristóbal en el destructor “Velasco Ibarra” de la Armada Nacional; era  marzo/65.

La Universidad se había clausurado y ante la presión pública por la reapertura, esta se dio,  no sin que antes  el estamento académico exigiera el retorno de sus profesores y estudiantes confinados. Era la solidaridad y el respaldo a la lucha por la libertad y la democracia. Otros nueve compañeros no universitarios de la Central, permanecieron detenidos y fueron liberados por el pueblo el día que cayó la dictadura.  No es del caso señalar las incidencias del aislamiento y las condiciones históricas de aquel tiempo pero si consignar que hace exactamente medio siglo, mi  generación cumplió con su deber y le dio batalla tenaz a la opresión hasta vencerla. Los confinados que retornamos: Dr. Telmo Hidalgo (+) y Dr. Lautaro Gordillo, profesores; estudiantes: Milton Burbano y Washington Bonilla (Derecho), Jorge Viteri(+) y Pablo Guayasamin (Economía) y Edgar Molina M. (Ciencias  Políticas). Era mayo 23 de 1965.