Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Qué pasaría si los grandes boicotearan la Copa Mundial?

Por RONALD BLUM
Associated Press

¿Qué pasaría si Joseph Blatter organizara una Copa Mundial que no contara con la mayoría de las selecciones de Europa, varias potencias de Sudamérica y Estados Unidos?

ALEMANIA VS. ARGENTINA

NUEVA YORK (AP) — ¿Qué pasaría si Joseph Blatter organizara una Copa Mundial que no contara con la mayoría de las selecciones de Europa, varias potencias de Sudamérica y Estados Unidos?


Publicidad

El viernes Blatter fue elegido para un quinto período al frente de la FIFA, pero la región más adinerada del fútbol (Europa), la mayor economía del mundo (Estados Unidos) y varias naciones en una Sudamérica que aporta muchas de las grandes estrellas se opusieron a su candidatura tras una serie de escándalos.

Mientras el dirigente de 79 años celebraba su victoria sobre el príncipe jordano Ali bin al-Hussein para un nuevo mandato de cuatro años, su oposición analizaba cómo presionarlo para forzar cambios.

La UEFA podría amenazarlo con una opción que alteraría por completo el panorama deportivo: la separación de naciones futbolísticas prominentes para llevar a cabo un torneo propio, que podría llamarse la Copa Limpia. En el sorteo de las eliminatorias para la Copa Mundial el 25 de julio en San Petersburgo, Rusia, podría haber veintenas de asientos vacíos en el Palacio de Constantino.

“Los partidarios de Blatter son Vladimir Putin, el invasor; el gobierno catarí y sus empleados supuestamente esclavos para construir las instalaciones, y unos 80 a 90 países pequeños a cada uno de los cuales le ha dado un voto y una montaña de dinero”, afirmó Marc Ganis, presidente de la firma de asesoría deportiva SportsCorp, con sede en Chicago.

“Debe tener cuidado de que no se le vaya la mano”, opinó Ganis. “Se le ha dado una oportunidad de hacer lo que dijo, que era reformar la FIFA. Si aprovecha esa oportunidad para vengarse de quienes se le oponen, estará gestando un enfrentamiento que llevado a sus extremos no puede ganar. Nunca ha demostrado tal nivel de ignorancia, por lo que no anticipo que lo haga”.

Con un voto por nación, Blatter tiene el apoyo de una mayoría de los 209 votantes que representan a naciones y algunos territorios. Pero la mayoría de los mejores clubes del mundo, las economías más vigorosas y las audiencias más lucrativas de la televisión están en países que no quieren ver más a Blatter.

Los ingresos de la FIFA de 5.720 millones de dólares del 2011 al 2014 incluyeron 4.230 millones de la Copa Mundial de Brasil el año pasado, del que 2.430 millones fueron generados por ventas de derecho de televisión y 1.580 millones de acuerdos de comercialización.

La mayor parte del dinero de la FIFA proviene de acuerdos en Europa y Estados Unidos cuyos gobiernos —aparte de Rusia— reclaman reformas.

Visa amenazó “reevaluar nuestro patrocinio” si no se instrumentan cambios. The Coca-Cola Co. manifestó preocupación aduciendo que la controversia “empañó la misión e ideales” de la Copa Mundial.

“Tienen tremenda influencia, pero resta por verse si tienen fundamentos legales para revocar sus acuerdos”, conjeturó el expresidente de CBS Sports Neal Pilson, que dirige una firma de asesoría periodística.

El presidente de la UEFA Michel Platini, exastro de la selección nacional francesa, no aplaudió a Blatter después de la elección. Antes de la votación dijo que la UEFA estaría “abierta a toda opción” si Blatter era reelegido, y la UEFA se reunirá en Berlín antes de la final de la Liga de Campeones el 6 de junio.

Europa aporta 13 de los 32 equipos de la Copa Mundial (además de Rusia como anfitrión en 2018), y la UEFA ocupa ocho de las 25 bancas con derecho a voto en el comité ejecutivo de la FIFA. Blatter afirmó después de su victoria que la FIFA “debe tener una mejor representación de las confederaciones y el número de miembros” en el comité ejecutivo. “Necesitamos más respeto por la Confederación de Oceanía”, enfatizó.

“¿Las Islas Salomón van a tener una plaza? ¿Pero Alemania?”, comentó Ganis. “Sepp Blatter puede conseguir 140 votos de los Trinidad y Tobago del mundo, esas naciones insulares cuyo representante ante la FIFA es una de las personas más adineradas de la isla en parte por ser representante de la FIFA. Y él podrá aferrarse al poder todo el tiempo que quiera debido al proceso de votación”.

“FIFA World Cup” es marca registrada, pero si la UEFA boicotea el torneo o si se separa de la FIFA y recibe el respaldo de Estados Unidos y las principales potencias de Sudamérica, la Copa Mundial será tan interesante como la Copa Africana de Naciones o la Copa Asiática.

Al menos Argentina, Chile y Uruguay votaron el viernes por el príncipe Alí, el contrincante de Blatter en la votación.

Blatter desestimó la posibilidad de que haya una separación. “Ellos necesitan a la FIFA y la FIFA necesita a la UEFA”, proclamó el sábado.

¿Pero acaso las cadenas de televisión y los patrocinadores pagarán toda esa fortuna para que el público presencie un partido entre Malaui, 97 en el escalafón de la FIFA, con Catar, 99?

¿Qué pasa si la UEFA aconseja a los clubes europeos —que tienen los mejores futbolistas del mundo— ignorar las regulaciones de la FIFA y negarse a ceder sus jugadores a las selecciones nacionales para los partidos por las eliminatorias mundialistas?

“Esto no está terminado de modo alguno”, sentenció Greg Dyke, presidente de la Asociación Inglesa de Fútbol.

Por RONALD BLUM, Associated Press

Allanamiento de la sede de Full Play, en Buenos Aires, el 29 de mayo de 2015. Foto de diario del Norte, Buenos Aires.

Allanamiento de la sede de Full Play, en Buenos Aires, el 29 de mayo de 2015. Foto de diario del Norte, Buenos Aires.

Joseph Blatter, el 29 de mayo de 2015.

Joseph Blatter, el 29 de mayo de 2015.

El presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter (d), saluda al presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), el camerunés Issa Hayatou (i), durante el 65º Congreso de la FIFA en Zúrich (Suiza) el viernes 29 de mayo de 2015. EFE/Patrick B. Kraemer

El presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter (d), saluda al presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), el camerunés Issa Hayatou (i), durante el 65º Congreso de la FIFA en Zúrich (Suiza) el viernes 29 de mayo de 2015. EFE/Patrick B. Kraemer

Gianluca Zambrotta y Cristiano Zanetti de Italia, protestan ante el árbitro ecuatoriano Byron Moreno después de decretar u pénal en favor de Corea del Sur durante el Final de la Copa del Mundo 2002 en el Estadio de  Daejeon, Corea del Sur, el 18 de junio de 2002.   (Photo by Ben Radford/Getty Images)

Gianluca Zambrotta y Cristiano Zanetti de Italia, protestan ante el árbitro ecuatoriano Byron Moreno después de decretar u pénal en favor de Corea del Sur durante el Final de la Copa del Mundo 2002 en el Estadio de Daejeon, Corea del Sur, el 18 de junio de 2002. (Photo by Ben Radford/Getty Images)

Rueda de prensa de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, el 28 de mayo de 2015. API

Rueda de prensa de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, el 28 de mayo de 2015. API

Agentes del FBI llevan cajas hacia sus vehículos hoy, miércoles 27 de mayo de 2015, durante una búsqueda en la oficina de Norte América de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) en el marco de la investigación del caso FIFA, en Miami (FL, EE.UU.) EFE/Cristobal Herrera.

Agentes del FBI llevan cajas hacia sus vehículos hoy, miércoles 27 de mayo de 2015, durante una búsqueda en la oficina de Norte América de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) en el marco de la investigación del caso FIFA, en Miami (FL, EE.UU.) EFE/Cristobal Herrera.

 Funcionarios de la FIFA esperan junto al Hotel Marriott para una reunión antes del congreso de la FIFA en Zúrich (Suiza) hoy, miércoles 27 de mayo de 2015.

Funcionarios de la FIFA esperan junto al Hotel Marriott para una reunión antes del congreso de la FIFA en Zúrich (Suiza) hoy, miércoles 27 de mayo de 2015.