Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La verdad está en las calles

Martina Vera
Madrid, España

Nunca fue más tétrico visitar mi país para, tras lo visto, aceptar la idea de formar una vida fuera de él.

Martina Vera

Martina Vera
Madrid, España


Publicidad

Nunca fue más tétrico visitar mi país para, tras lo visto, aceptar la idea de formar una vida fuera de él. Eso cambió tan pronto como Ecuador guardó luto por el exterminio de su democracia, soberanía económica y libertad. Hoy, un atisbo de esperanza ruge en las principales ciudades del país y los ciudadanos reclaman respeto y justicia hacia derechos incautados. A pesar de ello, poco o nada se conoce sobre ello en la prensa de España, que acoge al mayor éxodo de inmigrantes de nuestro país (409.125, Ministerio de Trabajo e Inmigración de España, 2011.). Los corresponsales valientes en Ecuador escasean y la falta de información indigna. No así,  mucho logran dentro del país los ciudadanos que pierden el miedo y comparten su lucha en las redes sociales. Quienes contemplamos a la distancia, contribuimos al debate sin primicias, pero proporcionando una panorámica alentadora para los ciudadanos que se toman las calles, cuya voz podría formar parte de una potencial primavera latinoamericana.

De nuestro Luto no se habla

Los ecuatorianos conformamos una de las mayores comunidades de inmigrantes en territorio español; no es únicamente ese éxodo el que nos transforma en un país de importancia para España, sino que la similitud entre movimientos políticos de extrema izquierda contemporáneos en ambos países, nos sitúa en el ojo del huracán analítico semanal en la prensa. Sin embargo, en los principales diarios del país ibérico, se habla más sobre un asalto callejero al sobrino del Papa que sobre la situación actual del Ecuador.

De las protestas contra las reformas del gobierno correísta en Ecuador se dice poco o nada y no precisamente por falta de proximidad informativa o importancia, sino, porque el oficialismo desempeña un trabajo facistoide a la hora de amedrentar periodistas. La información fluye aún con menos facilidad en consecuencia ante prácticas obstructivas que vale la pena citar para la prensa extranjera que omite una realidad que desconoce:

  • La Policía sigue órdenes para obstruir la congregación de opositores en plazas desde donde se evidencia que son más de “cuatro gatos” los que protestan.
  • El oficialismo ordena a los servidores públicos congregarse en marchas para “apoyar” al gobierno.
  • Los policías filman a quienes protestan y éstos se sienten amenazados con ser identificados para fines obscuros por las esferas del poder.

Afortunadamente, a pesar del aislamiento informativo oficial, los ciudadanos valientes que comparten la situación actual en Twitter y Facebook a través de videos e imágenes, ponen en evidencia el acoso que menciono.

La importancia que las redes sociales juegan en la organización y comunicación de protestas contra reformas oficialistas en Ecuador, es innegable y es palpable en países vecinos. En  Honduras y Guatemala las redes sociales permiten que manifestantes coordinen su labor y articulen su protesta. Similar valor cobraron estos medios durante la primavera árabe, empoderando a ciudadanos cuya voz vetaban regímenes totalitarios. ¿Presagian esas similitudes la irrupción de nuestra propia primavera?

¿El inicio?

Lo que sucede en Ecuador no dista de un despertar común en países donde se reconoce que la corrupción y el abuso de poder no son calificativos exclusivos de la derecha, sino que son deformaciones del poder que también corroen a la izquierda. Véase como ejemplo a:

Chile (Izquierda): protestan los jóvenes contra la corrupción y Bachelet pide la dimisión de todos sus ministros. Los reclamos callejeros continúan y la aprobación a la Presidenta cae a un 29%, de acuerdo a la consultora Adimark.

Brasil (Izquierda): Un millón de brasileños se tomaron las calles contra Dilma Rousseff hace apenas un mes para manifestarse ante escándalos de corrupción en el oficialismo, el alza de impuestos y la carestía de vida.

Argentina (Izquierda): se aceleran 5 huelgas generales en el país contra la inflación y el oficialismo. La última fue el 10 de Abril.

Guatemala (Derecha): el oficialismo encara protestas ciudadanas masivas contra la corrupción y la violencia que han ocasionado, de momento, la dimisión de la Vicepresidenta Roxana Baldertti.

Honduras (Derecha): el gobierno afronta protestas masivas contra la corrupción, en espacial, tras el desfalco oficialista del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

La verdad está en las calles

Los ciudadanos latinoamericanos reclaman un freno al poder absolutista del estado y la corrupción política que asaltan el bolsillo del contribuyente honesto. Ese alto se impone únicamente en democracia. Mientras algunos ya viven en ella y deben perfeccionarla, nosotros debemos reclamarla y recuperarla. De momento, la verdad está en las calles y las redes sociales contribuyen a compartirla. Deben utilizarse para vincular ese malestar con el de varios vecinos. Quizá entonces, el estruendo de más voces contribuya a que los medios oficiales rompan el miedo y leamos titulares sobre Ecuador en España.