Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Para el diálogo nacional

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

El Gobierno ha propuesto lo que llama un “gran diálogo nacional”.

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador


Publicidad

El Gobierno ha propuesto lo que llama un “gran diálogo nacional”.  Dado esto quisiera realizar un aporte sobre los temas que se han planteado:

Ley de herencias y plusvalía

Si bien el Gobierno no catalogó a estos como temas centrales de la propuesta de diálogo, me parece sumamente importante empezar por aquí debido a que fueron, de cierta forma, los tópicos que comenzaron con un proceso de reflexión en la sociedad.

Sobre las herencias: Mi percepción es que ha sido el economista Thomas Piketty una influencia primordial en el Gobierno al momento de plantear este tema, la cercanía con sus teorías se evidencian puesto que el Presidente lo ha mencionado más de una vez y varias gráficas ilustrativas presentadas en los enlaces sabatinos se basan en las interpretaciones de Piketty.

Ciertamente el economista francés, habla sobre la importancia del impuesto a las herencias. En un estudio particular que tiene junto con otros autores (“Rethinking capital and wealth taxation”) se plantea el debate por calcular una tasa óptima de impuesto a la herencia.

Tema para el debate: Piketty plantea el cálculo de la elasticidad entre cambios en las tasas de impuesto a la herencia y bienestar, es decir ¿cómo varia el bienestar ante cambios pequeños y grandes en las tasas al impuesto a la herencia? Una vez planteado esto, podemos seguir hablando sobre un óptimo, mientras tanto, considero, que se está tomando decisiones de política pública de manera ideológica y “experimentando” irresponsablemente con la ciudadanía.

Ahora, se debería evaluar la viabilidad del cálculo tomando en cuenta que Ecuador puede no contar con el registro cuantitativo histórico adecuado. Piketty hace este cálculo con Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania que son países que guardan mucha riqueza de datos históricos.

Sobre las plusvalías: Mi percepción es que muchos ecuatorianos tenemos una aversión al riesgo y se prefiere poner excesos de liquidez en algo seguro antes que en algo riesgoso, ¿problema cultural? Puede ser. La plusvalía viene a ser un tipo retorno sobre un capital ocioso (en el caso de comprar un terreno o un bien inmueble solo porque “sobra el dinero”) que a su vez se transforma en un tipo de ahorro que ha adoptado la población ecuatoriana.

Tema para el debate: Me llama la atención que el cálculo para el impuesto tome en cuenta como costo de oportunidad el poner el dinero en una cuenta de ahorros con un rendimiento de alrededor del 7%. El tema del costo de oportunidad es bastante discutido para cuantificarlo puesto que este puede ser diferente para cada individuo. Ejemplo: una persona elige comprar una casa pero su segunda mejor opción era invertir en la empresa de algún familiar con lo cual podría recibir un retorno a su inversión diferente del 7% (tal vez más tal vez menos).

La verdad, quisiera seguir ahondando en los temas anteriores (caso empresas familiares, más temas de plusvalía) pero el punto aquí es aportar con preguntas que siento que no han sido respondidas ni por Gobierno ni oposición. Conforme se siga abriendo el diálogo y se obtenga reacciones me gustaría seguir ahondando.

La sociedad que queremos

El otro punto (y tal vez el que más interesa al Gobierno) es plantearnos la pregunta ¿Qué sociedad queremos? Yo no puedo hablar por el resto, pero este ecuatoriano quiere:

  • Una sociedad solidaria en la cual se respeten las libertades individuales;
  • Un país en el cual prosperar legalmente sea incentivado por el Gobierno;
  • Coherencia de los políticos: reflexión amplia de los políticos para que tengan en claro que no están en esos puestos para cambiar su estilo de vida, sino para proveer a la sociedad con sus servicios intelectuales y cívicos. Que recuerden que son los impuestos (primordialmente) lo que da vida al sector público, no su supuesta eficiencia en fabricar leyes o controles (con todo respeto) que hasta pueden perjudicar antes de beneficiar;
  • Más debate y tiempo para construir la institucionalidad carente en el país;
  • Que en lugar de tantos edificios de administración pública, existan matrices de empresas (mejor si son ecuatorianas) que provean amplios y dignos trabajos para las personas ;
  • Humildad: a veces tenemos que recordar que la persona que maneja una pequeña tienda sabe más que nosotros en temas económicos y comunitarios;
  • Erradicación de la pobreza en todas sus facetas y estabilizar a las personas que salgan de esta por medio de empleos y eficientes políticas públicas, no por medidas populistas que ante un shock en la economía se pierdan y se caiga de nuevo;
  • Un Gobierno firme que sepa combatir a malos opositores, pero sin autoritarismo ni excesos
  • Más debate, democracia y república siempre y cada vez más.