Ecuador. Lunes 29 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Una presentación del candidato?

Juan Romero Vinueza
Quito, Ecuador

Falta un año y medio para las elecciones presidenciales, no obstante se las percibe muy cercanas.

Abdalá “Dalo” Bucaram, líder del nuevo partido Fuerza Ecuador (FE), anunció el pasado 16 de diciembre su postulación a la Presidencia de la República para el 2017. El 19 de noviembre pasado, Guillermo Lasso, líder del partido abeREO, también ha anunciado su candidatura. No debemos olvidar que Álvaro Noboa, el eterno finalista y líder del nuevo partido Adelante Ecuatoriano Adelante (AEA), de igual manera, lanzó su candidatura en noviembre y que, probablemente, Lucio Gutiérrez, ex-Presidente del Ecuador y mártir del intento, también lo haga. A parte de ellos, también habrá otros candidatos, no cabe la menor duda. La pregunta es: ¿Quién será el candidato del oficialismo si Rafael Correa ha manifestado que él no será el candidato para el 2017?

El spot navideño presentado este año es diferente a los que se mostraron los anteriores. Al compararlo, por ejemplo, con el del año pasado se puede apreciar que la calidad de la producción ha bajado -¿así como ha bajado la credibilidad y el apoyo al gobierno?-. En el 2014, se mostraba a varias familias ecuatorianas, con sus hogares y sus costumbres, todas diferentes y pluriculturales, esperando la navidad. Además, Rafael Correa se mostraba como un chef profesional mezclando una ensalada -para nuestra salud- y Jorge Glas, de una manera más informal, untando miel sobre los alimentos -endulzándonos la vida-. Como de costumbre, desde la navidad del 2010, el Vicepresidente (en ese entonces, Lenin Moreno) es quien toma la palabra primero para que luego el Presidente finalice con el mensaje navideño.

¿Qué pasa con el spot navideño de este año? Se encuentra una familia normal -casi cliché- preparando la cena y ordenando todo para la navidad. Una madre, un padre, los niños armando el árbol y jugando con sus juguetes nuevos, y, por supuesto, no podía faltar la abuela que se preocupa por los invitados que llegarán. El primer invitado (la primera intervención) esta vez no es el Vicepresidente, es el Presidente. Golpean la puerta, aparece Rafael Correa y pregunta si puede pasar. Lo dejan entrar a su casa, él trae consigo un pan de pascua y una figura para el nacimiento, no sé si es una vaquita o un borrego. Espero que sea una vaquita.

Saluda a los niños y les entrega el pan y les pregunta si les gusta lo que les ha traído, mientras se ve su figura vestida de blanco y rojo -¿Papá Rafael, digo Noel?-. Yo me pregunto, ¿y el verde dónde quedó? Pero, bueno, siguiendo con la entrega de regalos, el pan es dado delante del pesebre (¿llega como Rey Mago o como Niño Dios?). La niña toma el regalo y lleva a Correa con el resto de su familia, dejando solo al niño y al pesebre, en el cual sobresale la figura del Ángel que nos dará una “buena nueva”. Vuelven a golpear la puerta -¡ya llega el mensaje!-, entran los vecinos, todos felices y con algún presente y, detrás de ellos, como cerecita del pastel, entra Jorge Glas.

“-¡Hola, vice!”, le dice el niño. Glas, vestido con un atuendo más formal, lo saluda también y le entrega un regalo envuelto, quizás una sorpresa del oficialismo para el siguiente año, algún cambio para el país que viene en papel de regalo. Entra Glas, se aproxima al comedor y todos lo saludad pero se oye una voz especial que le dice “Bienvenido”. Se sienta en la mesa y empieza su intervención. Cara a cara vemos a Glas y Correa (Glas situado en la parte izquierda del encuadre y Correa al otro extremo). Acabada su corta intervención, ahora es el turno de Correa para hablar.

Correa empieza su mensaje, citando al Papa Francisco -porque vivimos en un estado laico, claro está- y dice que “El regalo de navidad… Eres tú”, y sigue, “Cuando eres en verdad amigo y hermano de todo ser humano. La cena de navidad eres tú, cuando sacias de pan y esperanza al pobre que está a tu lado.” Finalizadas las palabras, muy esperanzadoras para un 2016 que se supone que será muy difícil para los ecuatorianos, se da el brindis. Los primeros en hacerlo son Glas y Correa, no Correa y Glas -si seguimos el orden del encuadre-.

¿Esa complicidad, acaso, nos anuncia al nuevo candidato del oficialismo para el 2017 o son sólo coincidencias que podemos hallar, fortuitamente, en el spot?