Ecuador. Martes 23 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Droga por toneladas

Alberto Molina
Quito, Ecuador

Uno de los flagelos que más preocupa a las sociedades del mundo es el narcotráfico.

Alberto Molina

El proceso: desde las plantaciones del arbusto de la hoja de coca, el refinamiento del alcaloide, el transporte y la distribución para el consumo, deja un reguero terrible de violencia y muerte. No hay espacio del cuerpo social en donde no se enquiste este terrible mal; gobernantes, jueces; políticos, militares, policías; hombres y mujeres de todas las edades, son tentados por narcotraficantes que manejan un arma letal y poderosa: ingentes cantidades de dinero.

Ya hace algún tiempo, la Oficina de NN.UU. contra la Droga y el Delito (ONUDC) informó: “si bien este cultivo (de hoja de coca) sigue siendo rudimentario e incipiente, se sabe que parte de la hoja de coca producida en Colombia e inclusive en Perú es transformada en PBC (Pasta Básica de Cocaína) en territorio ecuatoriano”; además, que el “Ecuador está siendo utilizado por los carteles de la droga como centro de acopio y reexportación”. A pesar de los controles que se hace a lo largo de las fronteras con Colombia y Perú, es en las fronteras donde se genera parte del problema del narcotráfico, ya que por ahí pasan los precursores químicos, pasta base; además, sale el clorhidrato de cocaína. Se han encontrado sumergibles artesanales capaces de transportar toneladas de droga; qué decir de las avionetas procedentes de México que aterrizan en el país con miles de dólares para pagar a los proveedores y para abastecerse de combustible y obviamente de droga.

Nos estamos acostumbrando a conocer a través de la prensa y “ver casi con indeferencia” la cantidad de droga que se captura a diario y no es poca cosa, se habla de cientos de kilos, incluso de toneladas. Las advertencias sobre la amenaza del narcotráfico y otros delítos que trascienden las fronteras no son nuevos, ya en el 2006, en el Libro Blanco de la Defensa, el mando militar señaló: “En la actualidad, las amenazas a la seguridad más significativas son aquellas que se derivan del riesgo de extensión de situaciones de violencia más allá de las fronteras, con acciones de fuerza, proveniente de grupos ilegales armados; y, con diverso grado de incidencia, el narcotráfico, el tráfico ilícito de armas, el crimen organizado transnacional y el terrorismo”.

En su momento, varios jefes militares han hecho la misma advertencia, señalando la magnitud de la amenaza del narcotráfico y sus secuelas de corrupción, violencia y muerte; además, ya en 2009 el doctor Francisco Huerta, nos advertía “que estamos en riesgo de convertimos en una narco-democracia”; en 2010, la agencia alemana de noticias DW, en un reportaje publicó “que nuestro país es un foco atractivo para el lavado de dinero”.

Pese a los esfuerzos de la Polícia, de FF.AA., Aduanas, etc., se ha incautado 79.2 ton. de droga en el 2015; se ha destruído laboratorios, se ha capturado sumergibles, avionetas, etc., pero no sabemos cuánta droga sale de nuestro país hacia el exterior, cuál es la magnitud de la amenaza y cuál es la política del gobierno para enfrentar este flagelo.