Ecuador. Viernes 28 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

A mí también me dijeron puta

Cristina Villagómez
Quito, Ecuador

El 60% de las mujeres en el Ecuador han sufrido algún tipo de violencia.

Vivimos entre volcanes, selvas, bellas playas y misóginos.  Recuerdo con lástima el destino de las vallas publicitarias que tenían las palabras “Soy puta y qué”. Entre las virginales quejas de los señoritos y señoritas de la société quiteña, no solo se perdió el mensaje de la campaña que el Municipio capitalino había comenzado, sino que salió a la luz la no tan oculta realidad de muchos ecuatorianos: les asusta la palabra “puta” pero nadie se mosquea si marido pega, porque marido es. 


Publicidad

No recuerdo alguna vez en la que el caminar por la calle no estuviera acompañado de alguna mal lograda frase a la que muchos hombres quieren hacer pasar como piropo.  La amenaza es eminente cuando no solo te gritan “ricurita, te chuparía como a mango” sino que te persiguen, o cuando algún machito cree que es apropiado sobar su pene en tu hombro mientras estás sentada en el bus, cuando si no respondes a sus insultos abriendo las piernas o dándoles tu número de teléfono deciden enojarse y gritarte “puta”.

Es penoso saber que el abuso se perpetúa puertas adentro, pues la calle no es el único hábitat del misógino.  La escalofriante cifra con la que inicié esta corta redacción fue parte de mi vida y ahora yo también formo parte de ese 60%.  Después de haber sufrido maltratos físicos y verbales entendí que el dilema había comenzado en vez de terminarse.  La reacción mayoritaria de las personas que supieron mi historia fue deprimente.  En lugar de sentirme apoyada sentí vergüenza pues me lograron convencer de que lo sucedido fue mi culpa, yo lo había provocado.  Los mismos señoritos y señoritas que se escandalizan por la palabra “puta” en una valla son los que me transfirieron la culpa, los que me hicieron víctima y victimario.

Ha pasado casi un año desde que mi abusador me gritaba, escupía y sacudía, un año en el que aprendí, entre otras cosas, que no hay nada que te haga más solidaria que la experiencia compartida.  Hoy trato con muchas mujeres que han sido maltratadas, golpeadas, violadas, acosadas y de más.  Hoy como nunca entiendo por qué el 90% de las mujeres que han sufrido abusos por parte de sus parejas no las abandonan.  Esta constante justificación al victimario, al asesino, al violador, al abusivo genera resignación por parte de las víctimas.  La vergüenza y la culpabilidad que sentí las han sentido otras mujeres abusadas y en base a su sentir mantienen su silencio.

Existen varias reacciones frente al abuso.  Mi reacción fue apegarme a la resistencia.  Decidí resistirme frente creer que mi abusador se merecía ser justificado, resistirme frente a las personas que me pedían que deje de contar lo sucedido por el qué dirán, resistirme a ser víctima nuevamente y utilizar mi voz como  arma.  Me uno a iniciativas como grupos de apoyo para mujeres maltratadas, dejé de criticar a las mujeres que no abandonan a sus agresores, asisto a La Marcha de las Putas, y demás.

Hace algunos años cuestionaba la intención de los colectivos que organizaban eventos como La Marcha de las Putas pues no entendía cuál era la importancia de reivindicación.  Ahora comprendo, hoy mientras estemos marchando en la calle le estamos mandando un mensaje a las víctimas, les decimos que a nosotras también nos agredieron, nos dijeron putas por ser independientes, nos quisieron doblegar por rehusarnos a guardar silencio y ser cómplices del pensamiento podrido de demasiados individuos que justifican el maltrato.  Les decimos que el ser abusada y ser agredida no es normal, no es su culpa, ni debe seguir sucediendo.

Hoy, sábado 19 de marzo, las putas marchamos como un  acto de rebeldía y reivindicación.  Cansadas de la violencia saldremos a  la calle a mostrarle a los ecuatorianos el problema que siguen tratando de esconder.  La violencia de género en todas y cada una de sus manifestaciones no va a seguir siendo tolerada y no va a seguir pasando desapercibida.  Es hora de dejar de asustarnos de palabras para evitar el mensaje de trasfondo, dejar de categorizar a las mujeres de mojigata, suelta, hipócrita o puta, dejar de justificar a los agresores, dejar de pensar que eliminar la tentación de un violador es resolver el problema.  Las gafas no deben esconder ojos morados y el maquillaje no tiene por qué cubrir las cicatrices del maltrato. Ya fue suficiente, ni una menos.  Si puta es sinónimo de libertad, entonces puta mil veces.