Ecuador. Miércoles 24 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

7A: Mis razones para salir a la calle

Héctor Yépez Martínez
Guayaquil, Ecuador

Ante el anuncio de un nuevo “paquetazo” de impuestos, como lo ha calificado el mismo presidente Rafael Correa, la ciudadanía se ha autoconvocado a las calles este 7 de abril.

Héctor Yépez Martínez
Guayaquil, Ecuador

Ante el anuncio de un nuevo “paquetazo” de nuevos impuestos, como lo ha calificado el mismo presidente Rafael Correa, la ciudadanía se ha autoconvocado a las calles este 7 de abril. Es verdad que hoy Ecuador necesita diálogo y unidad para superar la crisis. Pero también es cierto que no podemos cruzarnos de brazos ante tanto abuso desde el poder.

Por eso comparto mis razones para salir, como ciudadano y de manera pacífica, a protestar en la calle:

UNO. Primero recorten el gasto público innecesario. El paquetazo de nuevos impuestos es otro zarpazo más al bolsillo chiro del ciudadano para engordar el bolsillo roto del Gobierno. Y es aún más insultante mientras el Presidente organiza farras con tuiteros, viaja en dos aviones presidenciales para su uso personal, mantiene la Secretaría del Buen Vivir, paga sabatinas para insultar y promocionar a Alianza País… y tantos despilfarros más. Todo con plata del pueblo, que tanta falta hace en cambio para mejorar la inversión social, que es especialmente vital en tiempo de crisis a fin de proteger a los más pobres. Rafael debe ajustarse bien la Correa y poner más Delgado a su gobierno, antes de pensar en subir siquiera un solo impuesto.

DOS. No necesitamos más impuestos, sino más empleos. La principal víctima de la crisis no es el Estado, sino las decenas de miles de ciudadanos, sobre todo jóvenes, que en el último año han perdido su trabajo o no logran conseguir uno. Y la misma crisis fiscal ya no se debe solo al precio del petróleo —que no financia el gasto corriente—, sino a la caída de la recaudación tributaria provocada por la recesión: si hay menos actividad económica, se vende menos y el Estado recibe menos. Por tanto, la solución no es subir impuestos, sino impulsar al sector privado para atraer más inversión y dinamizar la economía —sobre todo en el agro, turismo y construcción— a fin de generar empleos y así aumentar, también, la recaudación tributaria.

TRES. Queremos dólares, no dinero electrónico. El paquetazo esconde algo más grave que los impuestos: incentivos muy fuertes para el dinero electrónico, que supuestamente estaría respaldado por dólares, pero en realidad exige depositar plata en el Banco Central que luego bien puede el Gobierno gastarla en otra cosa, como ya ha ocurrido con los depósitos de instituciones públicas. No se trata de satanizar el dinero electrónico en sí, que podría ser un medio ágil de pago. Se trata de la desconfianza masiva ante un Gobierno que ha devorado cuanto recurso se le pone en frente, privilegiando la politiquería por encima de la responsabilidad en el manejo del dinero que no es de Alianza País, sino de nosotros, los ciudadanos.

CUATRO. Correa debe rectificar y escuchar la voz del pueblo. Quienes defendemos la democracia jamás apoyaremos un golpe de Estado, que sería nefasto para la economía y espantaría aún más la inversión privada, sin solucionar absolutamente nada. Alianza País debe gobernar y legislar hasta mayo de 2017 para luego irse a su casa con un rechazo contundente en las urnas. Y los actuales causantes de la crisis deberán responder no solo en las próximas elecciones, sino ante las autoridades judiciales y de control cuando sean independientes. Hasta entonces, es indispensable que el correísmo rectifique. Está claro que no lo hará por las buenas. Entonces será por las malas: debemos multiplicar la presión ciudadana en las calles, en las redes, en los medios, para obligar al Presidente y sus asambleístas a escuchar la voz del pueblo a fin de sostener la economía, recuperar el empleo y salvar la dolarización. Antes de que sea demasiado tarde.

@hectoryepezm