Ecuador. Sábado 21 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La búsqueda incansable de un grupo de riobambeños

Juan Romero Vinueza
Quito, Ecuador

Publicidad

La frase tras la sombra del arte, nunca había sonado tan real.

Como muchas de las grandes ideas, ésta nació también en una cantina de un barrio popular. Entre copas, una conversación amena y unas propuestas que se veían irrealizables, nació el Colectivo Cultural Tras la Sombra del Arte. Dos jóvenes riobambeños habían notado la necesidad de seguir fomentando el arte en los espacios que habían sido relegados por la centralización artística tan fuerte que tenemos en nuestro país. Sabemos que, muchas veces, se suele tomar en cuenta para estas manifestaciones a ciudades como Quito, Guayaquil y Cuenca, en donde se haces festivales de música, literatura, danza, teatro, pintura, cine, etc.

Pero a las demás no se las regresa ni a ver, ni como de reojo. Tanto así que muchos artistas muy talentosos, nacidos fuera de esas esferas culturales, deben ir a buscar suerte e intentar ingresar en esas esferas que, la mayoría de ocasiones, están sumamente cerradas. En el caso de Riobamba, podemos nombrar a tres poetas que han tenido que salir de esa ciudad para buscar un nuevo horizonte en otras latitudes: Luis Yaulema, Gabriel Cisneros Abedrabo, y Víctor Vimos. Los dos primeros están en Quito y el tercero reside en Lima.

Así, el Colectivo Cultural Tras la Sombra del Arte, ha trabajado y se ha desempeñado dentro diversas actividades culturales, tales como las artes plásticas, artes visuales, artes escénicas, y, especialmente, en la literatura. Lenin Vimos y Eduardo Yumisaca son esos dos muchachos riobambeños que han encabezado la búsqueda y que creyeron que debían crearse espacios democráticos, incluyentes y en los cuales se promoviese la convivencia pacífica, la tolerancia y, sobre todo, el respeto por las diferentes expresiones culturales y artísticas. Sin embargo, ellos no están solos en la lucha por este proyecto ya que el mismo, es una cuestión cotidiana y a largo plazo, por lo que necesita de un trabajo conjunto. Entre otros miembros que han sumado sus fuerzas para la realización de los eventos, están Holguer Paucar, Lenin Ordóñez, Rubén Darío Inga y Miguel Osorio.

La búsqueda del arte que mantiene este Colectivo Cultural hace eco en uno de sus principales objetivos: la ramificación del arte y la cultura a otros espacios que no han podido conocer estas manifestaciones. Por ende, encontramos que el gran trabajo que se ha realizado en colegios, escuelas, universidades, y con la sociedad riobambeña en general, no ha sido en vano.

Desde el año 2014, el Colectivo Cultural Tras la sombra del arte, ha realizado ya varios eventos que han conglomerado a artistas nacionales e internacionales. Así que se ha podido compartir cada una de las experiencias con la sociedad y, especialmente, con el público joven riobambeño. Todas las agendas de eventos que se han realizado han sido auto-gestionadas y sin ningún tipo de intencionalidad lucrativa.

Por citar algunos ejemplos de su labor, desde el 2014 se han contado con escritores como Santiago Vizcaíno, Huilo Ruales Hualca, Pedro Gil, así como el artista plástico Jorge Jaén.  En el 2015 hubo la presencia de Roy Sigüenza, Juan Carlos Cucalón, Luis Franco González, Yuliana Ortiz Ruano, Freddy Ayala Plazarte y el artista escénico Vladimir Centeno. En el 2016 también se realizaron presentaciones de los libros de los poetas peruanos Jorge Rengifo y Franco Osorio Paredes. Además, se han llevado a cabo los encuentros regionales de poesía en donde han participado más de veinte jóvenes de diversas provincias de la región sur: Tungurahua, Cotopaxi, Bolívar, Pastaza y Chimborazo.

Pero no solo se centran en la literatura –si bien le dan preponderancia–, sino que también incurren en festivales de fotografía o exposiciones plásticas, en las que se han mostrado obras de los maestros Edwin Lluco y Fausto Morocho, o en las muestras de exposiciones audiovisuales como las realizadas por Rubén Darío Inga o Lenin Ordóñez. Otra de las ideas más interesantes del Colectivo Cultural es la creación del proyecto Bibliotecario denominado Biblio-Vagón, que será una biblioteca literaria en un vagón del tren. El propósito del tren es que  mismo recorra los cantones de la provincia de Chimborazo y luego, ¡por qué no!, las demás provincias del País.

Este año, a partir del 14 de abril, se dará el III Festival Nacional de Literatura y Artes Plásticas plásticas Riobamba 2016, con la presencia de escritores ecuatorianos y extranjeros que radican en el país: entre ellos Edwin Madrid, Aleyda Quevedo, Gabriela Vargas, Jorge Gómez, Agustín Guambo, Antonio Correa (Colombia) y Germán Gacio (Argentina).

Como la búsqueda tras la sombra del arte es ardua y permanente, se necesita también de nuevos talentos –o talentos que han permanecido escondidos entre las montañas o cerca de los ríos de otras provincias–, se realizó una convocatoria nacional de poetas jóvenes a la misma que aplicaron una serie de personas y de los cuales solo han sido seis los elegidos para formar parte del festival, junto con los demás poetas ya mencionados. Los seleccionados fueron Alexander Ávila (Macas), Alexandra Oña (Otavalo), Andrea Rojas (Loja), Mishel Santamaría (Riobamba), Daniel Coronel (Ambato) y Arthur Paladines (Loja).

Esperamos que esta búsqueda por parte de este grupo de riobambeños no desmaye y siga creando más espacios y encontrando más arte. Sobre todo que su vinculación con la juventud no se vea interrumpida y se siga incentivando la creación en los talentos ocultos de muchos de los habitantes de las provincias a las que sólo ellos le han guiñado el ojo, a pesar de que muchos de nuestros grandes representantes artísticos no hayan nacido en Pichincha, Guayas o Azuay, sino en provincias como Tungurahua, Imbabura, Manta, Riobamba o Loja.

Publicidad