Ecuador. Jueves 27 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Será que creen que somos tontos?

Maríasol Pons
Guayaquil, Ecuador

Esta pregunta salta en repetidas ocasiones cuando leo o escucho las declaraciones de quienes hoy son parte del partido de gobierno y conducen el país.

;aríasol Pons

Cuando dicen que la reforma laboral (aquella que tiene un nombre interminable, pues sus objetivos son vagos y oscuros por decir lo menos) va a generar trabajo reduciendo la jornada laboral con la condición de que la empresa que aplique dicha alternativa no pueda generar utilidades  si no paga la jornada completa aún cuando el trabajador no haya laborado esas horas que se le pagarán. Cualquiera que haya trabajado y que busque progresar sabe que esta medida no impulsa la creación de fuentes de trabajo. Por eso pregunto, ¿será que creen que somos tontos?


Publicidad

Pregunto lo mismo cuando plantean proyectos de ley para imponernos impuestos a las bebidas azucaradas con la excusa absurda de que lo hacen para cuidarnos de los efectos nocivos del azúcar. Creen que no nos damos cuenta de que les sobra dinero para gastarlo en viajes innecesarios y contrataciones absurdas y sin embargo faltan impuestos para costear esas  malas decisiones.

Lo pregunto cuando se dice que dicho paquetazo no afectará a la clase vulnerable mientras que el 72% de quien toman jugos y bebidas gaseosas pertenecen al sector socioeconómico bajo.

Cuando Freddy Ehlers sale en televisión defendiendo aquel puesto ineficiente que ostenta y que insiste en mantener en ese insulto a la inteligencia que es el Ministerio del Buen Vivir  y que costó, según él, 2 millones de dólares en el 2015 y este año costará casi un millón, entonces yo pregunto si de verdad es tan valioso su aporte, ¿por qué no es un funcionario del Ministerio de Educación? ¿Para qué insistir en una secretaria millonaria en momentos en que se debe hacer un uso eficiente del dinero?

Cuando salen cantando, comiendo, bebiendo y bailando con dinero de los ecuatorianos que poco a poco van viendo como su calidad de vida disminuye por tener que aguantar esos actos incoherentes de quienes administran los recursos del pueblo, entonces pregunto nuevamente: ¿Será que creen que somos tontos?

Cuando veo que se presenta ante la Asamblea, un proyecto llamado Código de Ciclo de Vida, que menos mal el CAL no admitió por invocar leyes que ya no están vigentes y por ser inconstitucional, pregunto: ¿será que creen que somos tontos? Cuando una asambleísta presenta un proyecto -respaldada por 13 asambleístas más de esa bancada–  que pretendía regular el comportamiento puertas adentro de la familia ecuatoriana. Doy ciertos ejemplos que constan dentro del texto: En el hogar se debe respetar a las autoridades legalmente constituidas, que los niños deben respetar a sus progenitores, representantes, docentes y a todas las personas que los tengan bajo su cuidado o con las que se relacionen; que los padres deben proveer a sus hijos e hijas de lo necesario para satisfacer sus requerimientos materiales y psicológicos, en un ambiente familiar de estabilidad, armonía y respeto. La simple presentación  de un proyecto como éste nos muestra el modelo mental de quien lo propone y lo apoya. ¿Por qué vieron la necesidad u oportunidad de regular e intervenir el comportamiento interno de la familia?  No lo explico de otra manera que no sea la enfermedad del poder de querer convertirnos en un puñado de zombies para poder continuar eternamente sin rendir cuentas.

Cuando el presidente sale de gira para ser espectador de un documental en Estados Unidos de América donde lleva el rol estelar de ser guía turístico de nuestros país, llevando a al flamante canciller, que muchos pensamos no nos representa, entre otros acompañantes, todo costeado con dinero del pueblo ecuatoriano en momentos en que el FMI presenta un decrecimiento del 4.5% para el año 2016. ¿Será que creen que no nos damos cuenta de que esos viajes se pagan con dinero público? Esto mientras se pierden miles de puestos de trabajo y el encarecimiento de los bienes de consumo ahorca al ciudadano común; lo que se requiere es estimular la economía y no continuar el boato, o ¿será que creen que somos tontos?

Por efectos de espacio no puedo incluir cada una de las veces que esta pregunta salta a mi mente. Demostremos con nuestros actos y palabras que no lo somos.