Ecuador. Martes 28 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Son solo 20 azotes, el que se queja va detenido

Cristina Villagómez
Quito, Ecuador

El gobierno de la Revolución Ciudadana siempre muestra su experticia en hacer lo que le da la gana y después hacernos creer que, en realidad, ha cedido frente a la voluntad popular.

Sus estrategias más notorias son las que he denominado “cachetada-en-lugar-de-palazo”, “cuando-se-distraigan-pasamos-el-papelito-por-debajo-de-la-butaca” y el clásico “gato-por-liebre”.

Publicidad

Muchas veces, nos amenazan con cuarenta azotes. Una vez que se ha generado la suficiente polémica, protestas, miedo y desconfianza, rectifican y anuncian que solo serán veinte azotes. Se calman las aguas, todos parecen tranquilizarse y es más, a algunos les parece que el recibir solo veinte azotes es generoso por parte de su Magnánima Majestad. Entonces, la protesta cesa, los ánimos se calman y recibimos los azotes con la ilusión del consenso.

En otras ocasiones, sucede algo que nos distrae. Puede ser el éxito de la Selección Ecuatoriana de Fútbol, la visita papal o un terremoto catastrófico, ninguna eventualidad es desperdiciada. En esos momentos, cuando los ecuatorianos estamos emocionados por los logros de nuestra nuestra Tricolor, eufóricos por la llegada de un hito o estamos en luto y tratando de reconstruir la Patria, justo ahí es cuando llega el garrotazo. No hay momento que sea desaprovechado. Este terremoto vino acompañado por dos nuevos paquetazos, donaciones utilizadas como propaganda de Alianza País cuando debían constar como “de parte de la sociedad civil” y, claro, la consultita de la Pame que pretende dejarnos Mashi para largo .

Justo cuando pensamos que debíamos escandalizarnos por lo que está sobre la mesa, nos olvidamos que se pasan bombas por debajo. La Ley de Equilibrio de Finanzas Públicas esconde el aumento de facultades presidenciales respecto al Presupuesto General del Estado y fomenta el uso de dinero electrónico. Todo oculto bajo la pantalla del aumento tributario.

Los que, pese a todo pronóstico, apoyan a Rafael Correa defienden estas medidas y muchas otras incoherencias. En realidad este era el momento perfecto para una cosa: la reivindicación del Mashi. Parecía que hasta antes del miércoles en la noche, muchos estábamos dispuestos a mantener una tregua política. Pero creo que nos olvidamos que llamar a tregua cuando peleas con cuervos es pedir que te devoren, como decía mi abuela. Sinceramente esperaba más humanidad en vez amenazas de detención por pedir agua. Ya son cada vez menos los que caminan ciegos con la espada de Bolívar pues parece que caen en cuenta que no se debe caminar con objetos corto punzantes cuando no ves.

Pese a los intentos alaracosos y fallidos del Mashi, una bocanada de aire fresco nos ventila, el titular en la prensa ya no es la tiranía sino la solidaridad de la sociedad civil. Nadie ha parado de dar de todo un poco, todos nos estamos haciendo lo posible para que nuestros hermanos no pasen hambre. Parece que el terremoto nos ha sacudido todo, desde la tierra hasta nuestra pasividad frente al gobierno. Muchos nos declaramos en desobediencia y hemos decidido donar por nuestros propios medios y no canalizar nuestra solidaridad por medio de nadie que le saque ventaja. El Plantón Solidario, es eso, un espacio donde demostraremos con acciones que no hemos olvidado a nuestros hermanos pero que tampoco vamos a dejar que nos sigan viendo la cara.