Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lo entiendo, señor Ramírez

Ana Belén Cordero
Quito Ecuador

Guillermo Lasso, frente a un auditorio de estudiantes, criticó la política de educación superior ecuatoriana a su cargo señor Ramírez- cuyo video se puede ver aquí,.

Adicional a ello, reafirmó lo denunciado[1] por la Fundación Mil Hojas y el video difundido por Ecuadorenvivo. Ante ello, usted y su esposa interpusieron contra Guillermo Lasso una acción por afectar a su honra con una pena de 15 a 30 días de prisión.

Publicidad

El viernes, el juzgado encontró culpable a Guillermo Lasso por una contravención penal de cuarta clase (daño a la honra y buen nombre) imponiendo como pena la prohibición de acercársele y como reparación que, en 24 horas, Lasso elimine un tweet que contiene un enlace al mencionado video.

Aún cuando su esposa solicitó hace dos meses un informe especial al Contralor Carlos Pólit por la polémica suscitada, hasta el día de hoy desconocemos los resultados del referido examen. Usted afirmó en rueda de prensa[2] que “mostrarán esos documentos así como los depósitos a la cuenta bancaria de su esposa, en donde se puede confirmar que no hubo pago de doble sueldo”, hasta el día de hoy los ciudadanos seguimos esperando evidenciar aquello.

Le entiendo señor Ramírez ahora que he descubierto que usted es seguidor del neo marxista italiano Gramsci para el cual la revolución socialista no pasaba por las armas sino por la conquista del aparato educativo y la cultura de las élites intelectuales. Por eso usted ha afirmado[3]: “Antonio Gramsci señalaba que la disputa de la hegemonía se da en tres esferas: la educación, la comunicación y la religión. […]. No obstante, no se ha disputado ni la pedagogía ni los contenidos en los valores que permitirían disputar la construcción de un nuevo orden social. En cambio, en la matriz de pensamiento es vital transformar la manera en que enseñamos y aprendemos y el contenido de los sistemas formales de educación. En la educación superior se ha planteado un nuevo régimen académico que está por implementarse por parte de las universidades.”.

Ahora le entiendo señor Ramírez, por eso usted promueve que la reforma curricular sea enmarcada en su Plan Nacional de Desarrollo y su Plan Nacional del Buen Vivir que usted mismo construyó desde Senplades, le entiendo señor Ramírez, usted no cree en la libertad individual ni de pensamiento usted quiere formar soldados colectivistas.
Le entiendo señor Ramírez en su afanoso objetivo que sigue los pasos marxistas de Gramsci quien decía desde sus “Cuadernos de la cárcel” que para su revolución: Toda la función del Estado es transformada; el Estado se convierte en educador”.

Por estas razones, entiendo señor Ramírez que si un candidato presidencial amenaza con desaparecer su puesto de trabajo, que planifica centralizadamente quien y cómo ingresa a la Universidad, es claro que es más rápido y fácil pedirle a un funcionario judicial que interceda por usted.

Le entiendo aún más Señor Ramírez que fue políticamente fue mejor pedir a un tercero (la justicia y su defensor) que intercedan por usted. Gramsci lo afirmó y usted lo siguió: “La escuela (academia), como función educativa positiva, y los tribunales como función educativa represiva y negativa son las actividades estatales más importantes en tal sentido”.

Le entiendo señor Ramírez, era mucho más sencillo judicializar la política y llevar a tribunales lo que pudo haber sido un debate de ideas o de visiones sobre política pública de educación superior y una aclaración de cuentas con Contraloría.

Le entiendo señor Ramírez cuando Lasso critica su política de educación superior de planificación centralizada de un claro sesgo ideológico usted se molesta porque su mentor Gramsci afirmaba que “para crear un hombre colectivo, un conformismo social hay que adecuar a la moralidad de las masas a las necesidades del aparato económico de producción y por ende elaborar nuevos tipos de individuos”.

Le entiendo señor Ramírez, que usted tenga una fascinación personal por “jugar a Farmville” con los proyectos de vida de los jóvenes ecuatorianos y con la academia, pero, usted y Gramsci se equivocan al pensar que los ciudadanos somos juguetes virtuales cuyos futuros planificar desde un computador en Quito. No existe tabla de Excel ni examen de ingreso o complexivo que pueda obligar a los jóvenes a aceptar el adoctrinamiento caduco de ideologías fracasadas.

[1] http://milhojas.is/612404-el-doble-sueldo-de-la-esposa-de-rene-ramirez.html

[2] http://www.elcomercio.com/actualidad/reneramirez-sueldo-polemica-contraloria-educacion.html

[3] http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/politica/2/vienen-con-sed-de-venganza-luego-de-10-anos

Publicidad