Ecuador. martes 19 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Antón de color negro y las fundaciones de Quyto

Carlos Arcos Cabrera
Quito, Ecuador

Antón de color negro consta en el padrón de vecinos de la primera Quyto, la llamada Santiago, el mismo que data del «lunes diez e siete de agosto de myll e quinyentos e treynta y quatro años».

Luego consta en el Padrón de los vecinos de la villa de San Francisco de Quyto, levantado por orden de Benalçazar el seis de diciembre de 1534. En consecuencia  Antón de color negro fue de los primeros vecinos de la ciudad. De él sólo permanece el nombre, eso lo hace el más enigmático de los doscientos y tantos hombres que optaron por vivir en la villa que a despecho de lo que se afirma, ya había sido creada meses antes.


Publicidad

Reproduzco lo que consta en EL LIBRO VERDE que contiene las actas del Cabildo de la ciudad: «A veynte e ocho días del mes de agosto año del naçimiento de nuestro saluador… de mile E quinyentos e treynta e quatro años» Almagro, el magnífico señor —así lo llamaban— ordena fundar la villa de «san ffrancisco» en el «sytio e asyento (de) dond esta el pueblo que en lengua de yndios aora se llama quyto questara treynta leguas poco mas o menos desta çiudad de santiago». ¡Vaya sorpresa! Quyto se fundó el 28 de agosto de 1534!             En la misma fecha se nombra alcaldes y regidores: alcalde mayor «juan despinosa» que junto con «el capitán sebastián de benalcaçar» firman como testigos de la fundación.

El seis de diciembre de 1534, meses después de haber sido fundada en el papel, «el muy noble señor sebastian de benalcaçar» ordena que alcaldes y regidores se asienten en la villa de San Francisco de Quyto  y llama a que se empadronen los que quieran ser vecinos. Benalcaçar fue el primero, seguido por Juan de Ampudia. Encuentro nuevamente a  «antón de color negro» y también a un «pedro salinas color negro». Son nombres que resaltan en medio de nombres castellanos y de la ausencia radical de los nombres de los anteriores habitantes del lugar los «yndyos… pacificados e debajo del (yugo e) obediencia de su magestad»: en realidad esclavizados, perseguidos, torturados y quemados vivos, muertos.

¿Quiénes eran esos dos hombres de color negro? ¿De qué lugar del África venía? ¿Eran esclavos del «magnífico señor … don dyego de almagro maryzcal de su magestad en estos rreynos de la nueva castylla…»? ¿Quizá eran propiedad del mismo Sebastián de Benalçázar como lo llamamos acá o Belalçazar como lo llaman en Cali? ¿Tal vez fueron esclavos de Diego de Alvarado que debió abandonar su intento de avanzar en la conquista de Quyto ante la oposición de Almagro? Desconozco si algún sesudo historiador de la ciudad ha seguido los pasos de los dos esclavos en los viejos archivos que guardan fragmentos de la historia.

En búsqueda de respuestas acudo al libro El negro en la Real Audiencia de Quito de Jean Pierre Tardieu, historiador francés. Los conquistadores trajeron sus esclavos, afirma, aunque no hace mención a la presencia de antón de color negro ni a la de pedro salinas color negro en las fundaciones de Quyto.

¿Fue un acto de «generosidad de Almagro con los dos esclavos? Tardieu recuerda que esclavos del «magnífico señor»  le salvaron la vida en Pueblo Quemado al caer herido en un ojo. ¿antón de color negro o pedro salinas color negro?  Comento el tema con mi amigo Fernando García, el antropólogo que más ha estudiado a la población afro en Ecuador: alguien le dijo alguna vez que para fundar una villa se necesitaba un número mínimo de vecinos y que Almagro y Benalçázar o Belaçazar se vieron forzados a empadronar a los dos esclavos. No está seguro, es tan sólo un decir. Prefiero imaginar un acto de generosidad de Almagro, el mataindios, para con sus esclavos. Quyto: india, castellana y afro. Quyto, historia de olvidos, silencios, historia densa y oscura.

Nota final: entre los primeros vecinos de Quyto encontramos a Andrés Gómez, cuyo homónimo, siglos después, fue jugador de tenis que tuvo sus momentos de gloria: en 1986 fue número uno del ranking mundial en dobles y en 1990 triunfador de la gran final del torneo de tenis en el  Roland Garros.