Ecuador. Sábado 27 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Birlarle hasta el idioma”

Carlos Arcos Cabrera
Quito, Ecuador

En el viaje al infierno porteño, en el círculos de los ladrones, Adán Buenosayres pregunta a Schultze, el personaje que parodia a Virgilio de la Divina Comedia de Dante:

«—¿Tendremos que dialogar con esta gente».

Shultze responde:

«—No le aconsejo… Hay aquí gente capaz de birlarle a uno hasta el idioma.»

La Revolución Ciudadana birló todo lo que pudo, inclusive el significado de las palabras. He aquí una brevísima revisión de su nuevo significado con el resultado de la más reciente investigación etimológica.

1. Coima (del chino Payola). Regalo que un funcionario público recibe de parte de un particular por acceder a un contrato del Estado. Es sinónimo de transparencia en la gestión pública como lo demuestran las hazañas de un funcionario llamado Vidrio. A diferencia del licenciado Vidriera, personaje de una de las Novelas Ejemplares de Cervantes, que nunca recibió un centavo de nadie y que daba consejos sabios e inútiles, el hombre llamado Vidrio aparece ligado a todo tipo de coima o soborno, que es lo mismo.

2. Democracia (Del chino民主). Acto sabatino de larga duración organizado para escuchar la voz estentórea del un monarca tropiandino para el ajusticiamiento mediáticos de opositores y críticos ante la mirada complaciente y los aplausos de un público abyecto. El ajusticiamiento sigue estrcitamente el ritual establecido por el sanguinario emperador Qin Shi Huang

3. Participación ciudadana (Del chino参加 Cānjiā). Principio por el cual se prohibió cualquier forma de organización de la población al margen del Estado, excepto de aquellas destinadas a rendir tributo a los funcionarios del gobierno y a su monarca. Además se delegó a los funcionarios la representación ciudadana in perpertuum.

4. Soberanía (del chino主权 Zhǔquán). Consiste en la subordinación incondicional del país tropiandino a la República Popular China y a sus grandes empresas mineras en nombre de: a) una antigua lucha contra el viejo y decadente imperialismo norteamericano y sus empresas, b) el anhelado desarrollo autónomo del país, c) el cambio de la matriz productiva y la defensa del medioambiente, d) el buen vivir y la felicidad de todos; c) el fin del endeudamiento infame y el comienzo de uno nuevo, oneroso e impagable.

5. Servicio público (del chino政府 Zhèngfǔ). Es considerada una oportunidad de enriquecimiento personal del funcionario y su familia ampliada, incluidos parientes en tercer grado de consanguinidad.

¡Idioma birlado! La derecha es izquierda y la izquierda es derecha así como sus políticas y su ideología. Sus nuevos nombres son derizquierda e izquierdere, respectivamente. Un mismo político, inclusive el todopoderoso que aún reina, un día habla y actúa como un derizquierda y otro como un izquierdere: birlador del lenguaje. Este lo hace elusivo, ambiguo, camaleónico, hábil para esconder sus verdaderos propósitos. Ha sido la gran arma de su poder.

La lista podría continuar y alimentar un diccionario de otras palabras birladas como justicia, fraude electoral, etc., etc. Los escribanos del reino deberían asumir este reto y así tener memoria de lo que las antiguas palabras significaban y lo que ahora significan. No olvidemos que el lenguaje es un ser vivo: muda de piel, deja caer la escama de las palabras para que otras cobren vida, vean la luz. En un determinado momento serán birladas por los habitantes del infierno al que van los ladrones que visitó Adán Buenosayres. Al final de los tiempos se vaciarán de todo significado y serán solo sonidos que nada dicen a nuestros oídos, o nuestros oídos y nuestro cerebro habrán perdido la capacidad de discernir lo que aquellas dicen.