Ecuador. Jueves 27 de Abril de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El verdadero plan de Lenin es Venezuela

Fabián Pozo
Cuenca, Ecuador

Los candidatos plantean oficialmente sus propuestas en los planes que presentan ante el Consejo Nacional Electoral, a pesar de que en la campaña les asignen nombres distintos e incluso hablen de temas que no mencionan en estos programas oficialmente inscritos.

Este es el caso de Lenin Moreno, pues por ejemplo, su publicitado plan “Toda una vida” no aparece en ningún lugar de su programa presentado ante el CNE.

Publicidad

He comparado el plan presentado por Lenin Moreno con el “Plan de la Patria” que en su momento presentó Nicolas Maduro en Venezuela, y las similitudes son alarmantes, por lo que no es errado decir que el verdadero plan de Lenin es instaurar el modelo económico madurista Venezolano.

Con mayor o menor rimbombancia (o camuflaje), los elementos centrales del modelo venezolano están previstos expresamente en el Plan oficial de Lenin Moreno. Estos son: tener moneda propia que permita emisión y devaluación, más impuestos, control a la entrada y salida de capitales, restricciones a las importaciones incluso de bienes de capital y materia prima, restricciones a los Gobiernos autonomos descentralizados (GAD), expropiaciones y censura a los medios de comunicación.

En el plan de Lenin encontramos afirmaciones como estas:

“Implementaremos programas de importación directa de determinados insumos para la producción, con el fin de eliminar las cadenas de intermediación y evitar que los precios de estos insumos en el país sean mayores que en sus paíes de origen” (pág. 37).

“(…)Una política de sustitución de importaciones que se centra exclusivamente en bienes finales, resulta en una sustitución insuficiente, debido a que fomenta la importación de materias primas, insumos y bienes de capital en todos los niveles de la cadena de producción” (pág.18).

“Aplicaremos mecanismos que garanticen el control en la salida y entrada de capitales y divisas” (pág. 38).

“Seguiremos mejorando la recaudación tributaria de forma progresiva y cerrando los mecanismos de elusión fiscal” (Pág. 40).

“Se debe asegurar el eficiente accionar de la Superintendencia de Ordenamiento Territorial y Uso y Gestión del Suelo, para vigilar y sancionar los incumplimientos de los Gobiernos Autónomos Descentralizados Municipales” (Pág. 74).

“Se fijará avalúos de inmuebles dentro de las zonas de influencia de obras públicas, con la finalidad de evitar el pago de sobreprecios en caso de expropiaciones inmediatas o futuras” (pág. 74).

“Soñamos con que, en un futuro, podamos tener una moneda regional fuerte que facilite el comercio entre nuestras naciones hermanas” (pág. 78).

“Apoyaremos y fortaleceremos a Telesur, como alternativa a los monopolios de la información” (Pág. 80).

En el plan de Nicolas Maduro, estaban previstas estas mismas acciones, camufladas en retóricas pomposas, por ejemplo, diciendo:

1 .3.9 .1 . Adecuar y fortalecer los mecanismos de control impositivo para mejorar la eficiencia en la recaudación de los tributos nacionale s y viabilizar futuros acuerdos comerciales.

1 .3.10.1 . Desarrollar un nuevo sistema cambiario y de asignación de divisas que nos permitan alcanzar máxima transparencia, control , eficiencia y eficacia en la asignación de divisas.

1 .3.10 .3. Implementar el Plan General de Divisas de la Nación que permita optimizar, jerarquizar y controlar la asignación de divisas a los distintos sectores de la economía nacional.

1 .4.6 .2. Crear centros de acopio y redes de distribución comunal, y fortalecer los mercados comunales para garantizar la venta a precio justo de alimentos sin intermediarios.

4 .1 .1 .3. Construir la Zona Económica del ALBA, fortaleciendo el papel del Sistema Unitario de Compensación Regional (Sucre) y del Banco del Alba en la estrategia de complementariedad económica, financiera, productiva y comercial de la región.

La importación de productos de origen agrícola debe ser complementaria y no sustitutiva de la capacidad de producción nacional (…) Se desarrollará una política comercial de precios rentables, cupos de importación, disposiciones fiscales y pararancelarias financieras”.

Este dos de abril, los ecuatorianos tenemos la opción de elegir entre el triste panorama que viven nuestros hermanos venezolanos, y una alternativa democrática y de cambio. No se trata de derecha o izquierda, sino de democracia o autoritarismo. No se trata de PAIS o CREO, se trata de dolarización o devaluación sin fin. No se tratra de Lasso o Moreno, se trata de escasez o prosperidad.

Si aún no has decidido tu voto, espero que esta comparación te ayude a meditarlo.

¡Vamos por el cambio! (O)