Ecuador. domingo 19 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El momento es ahora

Lorena Konanz
Guayaquil, Ecuador

Todo está listo. El Mashi se ha ido, el presidente ha aceptado que la mesa no estaba servida y que recibe una economía en muy mal estado.

Los diálogos y alianzas han creado un nuevo clima y este cambio de “estilo” ha llegado a enamorar a muchos. Incluso la aceptación del gobierno ha subido considerablemente. Es el momento perfecto para tomar medidas concretas y no dejar que las palabras se las lleve el viento.


Publicidad

Se debe cambiar el “fondo” y no solo la “forma” de gobernar y para eso se necesitan nuevos actores que no caigan en los errores del pasado: proteccionismo a la producción local, elevación de impuestos, endeudamiento desmedido y un gasto público desbocado. El resultado de esa receta ya la sabemos todos: una economía en recesión, un déficit fiscal de $6,082 millones (6.3% del PIB) a diciembre de 2016 y un endeudamiento que sobrepasa el 40% del PIB. Necesitamos que el Ecuador se abra al mundo y proteja la dolarización a través del incentivo a las exportaciones y la atracción de la inversión extranjera.

Sabemos que no dependemos ya del petróleo, dependemos únicamente de nuestra gente. Los ecuatorianos están ansiosos de ver ese cambio plasmado en realidades concretas que le permitan nuevamente confiar en su país e invertir en él. El Consejo Consultivo Productivo y Tributario debe conseguir las herramientas necesarias para que la economía vuelva a dinamizarse. Excelentes propuestas se han dado desde diferentes sectores que deben tomarse como; la eliminación del anticipo al Impuesto a la Renta, eliminar las restricciones a las importaciones, reducir los costos de producción, reducir trámites burocráticos, menor rigidez laboral, entre otras.

Todas estas medidas nos permitirán ser más competitivos y poder salir al mundo entero con nuestros productos a firmar nuevos acuerdos comerciales. El gobierno debe también olvidarse del discurso de poner trabas a las importaciones, su consecuencia ha sido el encarecimiento en el costo de la vida de todos los ecuatorianos. Así mismo, el gasto corriente debe reducirse y para ello el gobierno tiene que establecer con urgencia que recortes va a realizar y cuanto significará esa reducción. En momentos de crisis, los gastos innecesarios son los primeros que deben recortarse. Subir los impuestos tampoco debe ser una alternativa, sabemos que reducirlos levanta la economía y la recaudación aumenta. Olvidémonos de las tesis fracasadas del pasado y busquemos nuevas soluciones.

El país entero se encuentra a la espera de las medidas económicas a tomarse. El presidente debe tomar la decisión correcta y pasar a la historia como el gobierno que terminó con el modelo económico fallido de la mal llamada revolución ciudadana. Ojalá no desaprovechen la oportunidad, porque el momento es ahora, más adelante será demasiado tarde.