Ecuador. viernes 22 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Canciller de la República

Alberto Molina Flores
Guayaquil, Ecuador

María Fernanda Espinosa, en el gobierno de Rafael Correa, fungió de Ministra de Relaciones Exteriores.

Alberto Molina

Como la gran mayoría de cercanos colaboradores de Correa eran multipropósito, Espinosa fue reciclada como Ministra de Defensa. En su discurso de presentación instó a los militares a defender los postulados de la llamada revolución ciudadana, su gestión dejó un mal recuerdo en las filas castrenses; luego, en el ciclo del reciclaje fue nombrada Embajadora del Ecuador en las Naciones Unidas en Nueva York. Ministra Coordinadora de Patrimonio Cultural; por último, Embajadora de Ecuador ante Naciones Unidas en Ginebra.


Publicidad

El Licenciado Lenin Moreno asume la presidencia; María Fernanda Espinosa es nombrada por segunda ocasión, Canciller. Una de las primeras misiones que cumplió la Canciller Espinosa fue asistir en representación del Presidente Moreno a la XXIII Asamblea del Foro de Sao Paulo en Managua, capital de Nicaragua. Se anunció que el Presidente tenía planeado asistir al Foro y al aniversario del triunfo Sandinista. Esta misión cumplió la Canciller en el avión presidencial acompañada del exMinistro de Defensa, exCanciller y exMinistro de Economía, el inefable Ricardo Patiño. Hay que recordar que Daniel Ortega, es un dictador corrupto que no le pide ningún favor a la dictadura de la dinastía Somoza que el sandinismo derrocó. Ortega manipulando la Constitución de Nicaragua, consiguió que la Asamblea apruebe la reelección indefinida, ahora gobierna para eternas memorias con su mujer como Vicepresidenta.

La Canciller Espinosa echando mano a la muletilla de la soberanía y la libre determinación de los pueblos, prácticamente ha respaldado a la corrupta y feroz dictadura de Nicolás Maduro, nefasto gobierno que se constituye como la peor tragedia de la historia de nuestra querida Venezuela; viajó a la reunión de la ALBA, esa organización de países cuyos miembros son Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y tres micro estados de las Antillas. Como podemos ver, estos países miembros de la ALBA, son países gobernados por férreas dictaduras donde no hay libertades y no se respetan los derechos humanos. En el caso de Ecuador me refiero a los diez nefastos años que gobernó Correa.

Resulta extraño que sea nombrada Cónsul en la Embajada del Ecuador en Bélgica Mariana Pico, la misma que oficiaba de secretaria personal de Rafael Correa, ella le llevaba la agenda personal, es decir era de su absoluta confianza; como si esto fuera poco, Edith del Carmen Aldaz Ávila, ha sido nombrada primera secretaria de la misma embajada, antes era la encargada de temas de mantenimiento de la oficina de la presidencia; también se conoce que María Augusta Jácome Vanegas, antes, ama de llaves de la presidencia, ahora, ha sido nombrada tercera secretaria en el consulado de Bélgica.

Con justa razón se ha dicho que sólo falta que le nombren embajador en Bélgica a Rafael Correa. Correa prácticamente ya tiene todo el personal de su oficina de Quito trasladada a Bélgica, a esto se suma el equipo de seguridad.

No hay que olvidar que la responsabilidad constitucional de la conducción de la política exterior es exclusiva del Presidente de la República. La Canciller no puede ser “rueda suelta” y tomar decisiones de acuerdo a su criterio e ideología. Las decisiones en política exterior y los nombramientos que ha hecho el Presidente Moreno, desgraciadamente le restan credibilidad y confianza.

  • Alberto Molina Flores es Coronel (r) de las Fuerzas Armadas del Ecuador