Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

mother!

Carlos Jijón Jurado
Guayaquil, Ecuador

El cine, por supuesto, no es solo una forma de entretenimiento, sino un medio a través del cual puedes transmitir ideas a un gran número de personas.

Y pocos cineastas parecer estar tan entusiasmados con esto que Darren Aronofsky, que recientemente suele llenar sus películas de metáforas y alegorías. Teniendo esto en cuenta es algo trágico que los mensajes que decida expresar sean tan poco originales.


Publicidad

No hay mejor ejemplo para ilustrar esto que mother!, su más reciente filme. Es una película de dos horas absolutamente comprometida a transmitir ideas a través de su ingenioso simbolismo. ¿Cuáles son esas ideas? Bueno, que la humanidad es autodestructiva y que tiene una relación problemática con la naturaleza. Es un tema tan original que casi olvido que es exactamente el mismo que Daronofsky usó en su película anterior, Noah, que salió hace unos años.

Pero bueno, Jennifer Lawrence interpreta a nuestra protagonista. Es una mujer joven que vive en una casa en medio de la nada con su esposo (Javier Bardem). Lo único que ella quiere es cuidar su hogar, pero esto le resulta difícil porque él insiste en invitar personas a la casa que constantemente abusan de su hospitalidad. Sin revelar mucho, digamos que la situación aumenta en intensidad conforme avanza la película.

No es lo más sutil del mundo, pero no significa que la película sea mala. De hecho, es muy divertida como película arte si te gustan esas cosas. Hay muy buena cinematografía y suficientes primeros planos de Jennifer Lawrence haciendo muecas como para mantenerte entretenido y darte algo de qué hablar para cuándo se acabe.

Como película no puedo decir muchas cosas malas sobre ella. Es cierto que algunos efectos especiales no son muy convincentes y que, salvo por los dos protagonistas, ningún miembro del elenco se destaca demasiado, pero no arruina la experiencia. Es diferente y tierna por lo sincera que es.

No tengo mucho más que decir, la verdad. Es un filme muy agradable si no te sientes ofendido por las películas pretenciosas y puedes soportar unas cuantas imágenes fuertes, pero no me imagino a una audiencia grande disfrutándola. Aunque, ¿quién sabe? Quizá me equivoco y mother! va a ser un gran éxito de audiencias que convencerá a la gente de los peligros de invitar a extraños a su hogar.