Ecuador. viernes 17 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los Samanes y el Valmte. José Noritz

Alberto Molina
Guayaquil, Ecuador

Los terrenos de los Samanes que eran de propiedad del Ministerio de Defensa, del Instituto de Seguridad Social de las FF.AA. (ISSFA), fueron adquiridos con la autorización de la Presidencia de la República (a través del Decreto Ejecutivo respectivo).

Alberto Molina

Además el ISSFA adquirió otros lotes que sumados todos tenían un valor establecido en alrededor de 25 millones de dólares. La inversión era válida, se proyectaba construir un gran complejo habitacional llamado Ciudad Satélite “José Joaquín de Olmedo”, con réditos calculados en 300 millones de dólares. Correa para hacer méritos con Guayaquil proyectó hacer un gran parque recreacional en esos terrenos. A través de la Ministra de Ambiente, Marcela Aguiñaga, presionó para que esos terrenos sean vendidos. Fueron largas y tediosas negociaciones; previamente se hicieron los avalúos correspondientes a través de la DINAC, dependencia del Ministerio de la Vivienda. Finalmente se llegó a convenir la compra-venta a un precio de alrededor de 48 millones de dólares, además el gobierno debía entregar al ISSFA un lote debidamente urbanizado de 32 has que se destinaría para la construcción de viviendas para el personal militar. El Consejo Directivo del ISSFA, presidido por el Ministro Javier Ponce, autorizó la venta y delegó al Director Valmte. José Noritz para que realice los trámites correspondientes. Firmadas las escrituras, que es ley para las partes, quedó sellado el negocio; semanas más tarde en una sabatina, Correa se ufanó que había hecho un gran negocio con la compra de los terrenos de los Samanes, el precio le parecía barato ya que el costo comercial real era de 80 millones.


Publicidad

Después de cinco años de la negociación (2015), el inefable Correa, declara que esos terrenos no costaban 48 millones, sino 7 y pico y que el ISSFA debía devolver al Estado 41 millones, aduciendo que el avalúo debió hacerse en base al Catastro del Municipio y no con la DINAC. Con la prepotencia y abuso de poder que le caracteriza a Correa, simplemente “ordenó” la devolución de los 41 millones, sin considerar que de por medio había una escritura (documento legal) y que sólo los jueces pueden dirimir en caso de existir alguna controversia. Cabe señalar que el Municipio compró unos terrenos al ISSFA para la construcción de la avenida Terminal Terrestre-Pascuales, cuyo avalúo se hizo a través de la DINAC. El otro inefable, el asesor jurídico de la presidencia, Alexis Mera, declaró, suelto de huesos, que en esa negociación hubo de parte de Marcela Aguiñaga, un “error de buena fe”. En conclusión podemos señalar que el ISSFA vendió esos terrenos presionado, que se firmó una escritura que es ley para las partes, que si había alguna controversia, sólo los jueces podían solventar; que habían pasado ya cinco años de la negociación y cualquier reclamo era improcedente, porque los plazos para cualquier reclamo habían prescrito.

Solo el odio en contra de las FF.AA., de parte de Correa y sus Ministros de Defensa, especialmente el corcho Cordero y el sandinista Patiño, justifica los afanes por destruir la Seguridad Social Militar y por debilitar a las gloriosas Fuerzas Armadas. Pregunta: ¿qué responsabilidad tiene el entonces Director del ISSFA, Valmte. José Noritz, que lo único que hizo es ejecutar los trámites correspondientes y firmar las escrituras, cumpliendo así una disposición del directorio del ISSFA presidido por Javier Ponce? Al contrario el Valmte. Noritz, cumplió a cabalidad sus responsabilidades y fue uno de los defensores de nuestros legítimos derechos y sobre todo del sagrado patrimonio de todos los afiliados al ISSFA que cumplimos con sacrifico y honor con nuestra Patria.

* Alberto Molina Flores es Coronel (r) de las Fuerzas Armadas del Ecuador