Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿El Central como “holding”?

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

El gobierno es deudor del Banco Central (BCE), en miles de millones de dólares, por financiamientos que ha recibido, en dinero contante y sonante, durante los últimos años.

A estas alturas el BCE no tiene ya cómo darle más préstamos sin comprometer su capacidad de devolver, a la banca privada, todos los depósitos que a su vez esta tiene ahí (los que, al final del día, son de los depositantes).


Publicidad

En ese escenario, vino la listeza, a fines del régimen Correa, de aparentar rebajar la deuda con el BCE clavándole en dación en pago entidades financieras públicas como la CFN y el Banco de Fomento, “valoradas” no sé cómo en más de dos mil millones de dólares. Se pretendía ampliar así, artificiosamente, el cupo de crédito al gobierno.

El memo irremediable, que manejaba entonces (hasta el jueves) el área económica, pretendió profundizar la engañifa metiendo, en el proyecto de ley urgente que hoy se tramita en la Asamblea, que el BCE pueda adquirir del Estado “entidades financieras y no financieras, de valores o seguros” (art. 16, 6º). Ejemplo de entidad “no financiera” del Estado es la quebrada Tame.

Es verdad que ese esperpento sobre las entidades “no financieras” fue eliminado en la comisión que tramita el proyecto en la Asamblea. Pero esta mantiene la propuesta de que el BCE pueda adquirir “entidades financieras, de valores o de seguros” (art. 18, 6º). La deuda que se puede reducir con nuevas entregas de esa clase de entidades no parece mayor. Lo que en verdad se pretende es convalidar, de agache, la abierta ilegalidad de que el BCE sea desde hace seis meses dueño indirecto del Banco del Pacífico, cuestión expresamente prohibida por el Código Monetario y Financiero (art. 56, 1º).

Lo peor es que, pese a que los antedichos juegos contables han quedado descubiertos, en respuesta a preguntas planteadas por este medio el BCE diga que con las reformas planteadas se “fortalece” sus funciones, y que “podría utilizar esas acciones para diversificar sus actividades”.

El BCE como holding empresarial. ¡Lindo es el paisito!