Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Asamblea indulta a una otavaleña por razones humanitarias

Con 88 votos afirmativos, el pleno de la Asamblea Nacional indultó este jueves a Rosa María Ruiz de la Cruz, oriunda de Otavalo, por razones humanitarias, quien se encuentra en estado crítico de salud, debido a sus enfermedades.


Publicidad

La asambleísta Marisol Peñafiel, integrante de la Comisión de Justicia, señaló que la aspiración del derecho al buen morir de esta ciudadana se debe hacer efectivo y para ello se realizaron todos los procedimientos establecidos en la Constitución para conceder un indulto.

Dijo que Ruiz sufre una enfermedad autoinmune que ha agravado su condición de salud por los medicamentos que toma, a tal punto que el 30 de marzo de 2012 el Ministerio de Justicia solicitó se agilice el trámite para otorgar el indulto para la ciudadana otavaleña.

Además, la Dirección del Centro de Rehabilitación Social de Ibarra, según el expediente entregado a la Comisión de Justicia y Estructura del Estado, confirma que la señora es atendida con frecuencia en el Hospital San Vicente de Paúl y conforme a uno de los peritajes médico psiquiátricos, sufre una fractura maxilar, tiene el síndrome de cushin y pielonefritis, lo cual ha ahondado aún más su situación de salud y al no ser tratada correctamente su expectativa de vida se sigue deteriorando.

En la actualidad sufre una enfermedad de lupus que ha deteriorado su cuerpo; y, a ello se suma el trastorno mixto ansioso-depresivo con esteatosis hepática moderada, fibromiomatosis uterina, hipertensión arterial, por tanto sus órganos afectados son el riñón a tal punto que tendrá que someterse a una diálisis que pone en riesgo su vida.

Peñafiel señaló que, de acuerdo con los informes médicos presentados, se determina que la ciudadana requiere medicación permanente y específica para tratar sus enfermedades y aunque no se encuentra en etapa terminal, sufre enfermedades crónicas, por lo que es necesario que siga un tratamiento específico y de forma indefinida y cada vez se ve agravada su salud por las condiciones en que se halla en el centro de rehabilitación social.

*Fuente: Asamblea Nacional