Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Presentan denuncias contra Maduro en Uruguay y Argentina

El líder opositor venezolano Leopoldo López afirmó a Efe en Montevideo, donde este martes coincide con el presidente de su país, Nicolás Maduro, que en Venezuela hay una “situación de violación de derechos humanos e ilegitimidad”.


Publicidad

López presentará hoy en el Parlamento uruguayo un informe sobre la crisis política en su país en el que acusa de “persecución política” y “torturas” al presidente Maduro.

El mismo informe lo trasladará al Legislativo argentino el próximo miércoles.

En declaraciones a Efe, el líder del partido Voluntad Popular, integrado en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), explicó que está realizando “un recorrido por distintos países de América Latina” que la semana pasada le llevó a Perú.

Aseguró asimismo que el hecho de que su presencia en Uruguay y Argentina se produzca al mismo tiempo que Maduro visita esas naciones es “una coincidencia”.

Estamos presentando a distintas facciones parlamentarias la realidad de persecución política, tortura, amenaza de encarcelamiento y presos políticos“, afirmó López, exalcalde del municipio caraqueño de Chacao.

López puso como ejemplo el caso de su compatriota Antonio Rivero, “un general retirado que fue detenido la semana pasada por haber sido el principal denunciante de la presencia de oficiales cubanos en las Fuerzas Armadas de Venezuela”, señaló.

Venezuela vive una crisis política y una creciente polarización tras las elecciones del 14 de abril, en las que Maduro resultó ganador según los resultados oficiales por unos 225.000 votos de ventaja sobre el líder opositor Henrique Capriles.

Capriles no acepta los resultados y ha impugnado ante la justicia las elecciones, con la petición de que se repitan.

López dijo que en Montevideo ha recibido ya el respaldo de los partidos opositores Nacional, Colorado e Independiente, a los que pide que eleven sus quejas a la comisión de Derechos Humanos del Parlamento del Mercosur (Parlasur), bloque formado por Argentina, Brasil y Paraguay (suspendido), además de Uruguay y Venezuela.

También indicó que le está enviando igualmente al Frente Amplio, el bloque oficialista de izquierdas que gobierna en Uruguay, “toda la información” para que la revise.

“Cualquier legislador que vea una situación de violación de derechos humanos y de ilegitimidad con respecto a un proceso electoral debería estar dispuesto a recibir un documento como el que estamos presentando”, agregó.

La visita que Maduro realiza este martes a Montevideo ha sido criticada por la oposición uruguaya, que le ha pedido al presidente José Mujica que le exprese a su homólogo venezolano preocupación por la situación de la democracia en ese país.

Mujica ha respondido que el encuentro presidencial, “como toda circunstancia, es opinable para el conjunto de la opinión pública, pero geopolíticamente hablando para Uruguay es muy importante”.

Venezuela “es un país “complementario para la economía con Uruguay y en cierta medida ayuda un poco a equilibrar la asimetrías que existen” en el Mercosur, agregó.

Uruguay es para Maduro la primera escala de una gira relámpago por los países socios de Venezuela en el Mercosur.

El miércoles se reunirá con la presidenta argentina Cristina Fernández en Buenos Aires y el jueves con la brasileña Dilma Rosseff en Brasilia.

La semana pasada, una presentación similar de López en Perú derivó en un conflicto diplomático entre ese país y Venezuela.

Tras escuchar esas versiones el ministro de Relaciones Exteriores peruano, Rafael Roncagliolo, anunció que iba a promover una declaración de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que su país preside temporalmente, sobre la situación actual en Venezuela en la que “solicita” al Gobierno de Maduro “tolerancia y diálogo”.

En respuesta, Maduro acusó de “injerencia” a Roncagliolo y llamó a consultas al embajador venezolano en Lima.

Sin embargo, luego dio marcha atrás y pidió al embajador que regresase a Lima, después de anunciar que consideraba “suficiente” un mensaje que, según dijo, le envió el presidente de Perú, Ollanta Humala. EFE