Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Retiro de frecuencia​s de canales si se confirma simulación en venta

Las sanciones van desde el retiro de las frecuencias de Televisión, hasta la vente de las acciones de Teleamazonas y Telerama, estas son las sanciones que podrían enfrentar los antiguos propietarios y accionistas de los Bancos Pichincha y Telerama, si se llega a confirmar que simularon una transferencia de sus acciones, informó esta tarde Diario El Universo.


Publicidad

Pedro Solines, el superintendente de Bancos, dijo que, desde octubre del 2o10 se realizó un estudio conjunto con la superintendencia y el SRI, cuyo informe final determinó indicios de simulación en la transferencia de acciones realizadas por los representantes del Banco Pichincha respecto a los medios Teleamazonas, y en el caso del Banco del Austro respecto a Telerama.

Según Solines, hay varios campos de acción si se confirma la simulación y citó que la Superintendencia y autoridades de Telecomunicaciones pueden retirar las frecuencias de estos canales.

“No queremos coger canales de televisión, no queremos administrar medios de comunicación. Nuestra intención no es molestar a los señores del banco Pichincha ni del Banco del Austro con quienes tenemos buena relación, ni fastidiar a los empleados que compraron esas acciones”, dijo.

Nuestro propósito es que se cumpla la ley, manifestó el funcionario.

Explicó que a estas sanciones jurídicas se sumarías las administrativas como la eliminación de derechos políticos y económicos, incautación de acciones y subasta pública de las mismas.

Solines detalló que el caso del Pichincha se determinaron las posibles simulaciones se habrían realizado con préstamos del propio banco para la compra de las acciones. “El segundo indicio fue que los préstamos concedidos, como consta en las cláusulas de los fideicomisos, se establecía que en caso de que un trabajador que había recibido el crédito, por cualquier motivo salía de la organización o dejaba de pagar el crédito, esas acciones automáticamente regresaban al fideicomiso y los dueños de este eran los representantes del Banco Pichincha”.

Esto, para el Superintendencia “era una venta con piola”.

Ayer, a través de un comunicado, el Banco Pichincha señaló que las acciones que miembros de esta entidad poseían de las empresas Cratel y Teleamazonas Guayaquil fueron traspasadas a dos fideicomisos en agosto del 2010 con el encargo directo de venderlas y cumplir con la obligación constitucional de la desinversión”.

El caso del Banco del Austro, las sospechas son similares a las del Pichincha, pero Solines no quiso adentrarse en el caso de Telerama por “delicadeza”, eso si, admitió que las acciones de Telerama fueron vendidas a una empresa de Costa Rica y otra de Panamá.