Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Comisión de la Verdad dice que el 30S sí se intentó Golpe de Estado

El presidente de la Comisión de la Verdad creada en junio pasado por el Gobierno para investigar los hechos de la revuelta policial del 30 de septiembre del 2010, Carlos Baca, ha anunciado en una entrevista con el periodista Jorge Gestoso, que los resultados de las investigaciones confirman que ese día se intentó un golpe de Estado con la participación del Movimiento Popular Democrático, el Partido Sociedad Patriótica y los medios de comunicación.


Publicidad

Baca dijo que la revuelta no fue un hecho casual resultado de un reclamo laboral de los policías sino de varios factores claros y precisos que determinan un intento de golpe de Estado.

Argumentó como prueba  la presencia de actores políticos en el Regimiento Quito, según él,  manipulando y desinformando a través de los medios de comunicación y de sistemas alternativos de comunicación como pasquines, documentos sin firma que circularon entre los policías “para generar el ambiente que provocó la desestabilización para un golpe de Estado”.

En opinión de Baca, el 30 de septiembre ocurrieron hechos determinantes que son graves para cualquier país y cualquier democracia. “Sobre esto, la Comisión tiene claramente identificada y establecida la presencia de actores políticos como por ejemplo un excandidato del partido Sociedad Patriótica, actuando como instigador y matón en las afueras del Regimiento Quito y del Hospital Policial y después en la toma de Ecuador TV”.

“Si se pretende decir que si Sociedad Patriótica no estuvo directamente involucrada en la activación y en la conspiración, estaría mintiendo… Lucio Gutiérrez es el director de ese partido, es el líder de ese partido y tendrá que explicar cómo participó Sociedad Patriótica en el intento de golpe de estado, como también se tendrá que explicar cómo los luchadores sociales de un partido como el Movimiento Popular Democrático (MPD) resultan ser luchadores sociales subidos en las camionetas de la Policía tomándose las Gobernaciones en los edificios públicos, haciendo sedición en la ciudad de Cuenca, azuzando a jóvenes estudiantes en Guayaquil, tomándose la Asamblea Nacional, actuando y activándose en hechos concretos de una supuesta manifestación desestabilizadora”, ha argumentado.

Cita como antecedente que  “el 23 de septiembre se llevaba a cabo en Miami, una conferencia en la que participaban actores políticos. Lucio Gutiérrez, el coronel Mario Pazmiño, quien era responsable de los servicios de inteligencia un año antes. Entonces hay vinculaciones y enlaces que nosotros no podemos soslayar como Comisión”.

Agrega que a los hechos se sumó “prensa en genérico”,  porque dijo que antes del 30 de septiembre “también tuvo una posición desestabilizadora y dio tribuna a ciertas conductas y llamados a la desestabilización”.

“La Comisión ha tenido casi 200 reuniones de trabajo y en ellas se han reunido con altos oficiales de las fuerzas armadas, de la policia nacional, con actores políticos, con ciudadanos y es increíble observar como tanto fuerzas armadas como policía nacional se enteran del conflicto por la transmisión en vivo de Teleamazonas”, dijo Baca.

Y agregó: “Hasta allí no había problemas hasta que se pone una microonda de ese canal, para sacar en vivo y en directo ese conflicto, y regando a nivel nacional. Es una microonda que ingresa al cuartel policial, antes de las 07:30, hora en la que aparentemente empiezan los policías a protestar pidiendo sus bonificaciones y sus ingresos”.

La lectura que dice tener Baca es que “hay una cuestión mucho más allá de una simple coincidencia o de una simple cobertura periodística”, porque afirma que “después los medios aseguraron que el secuestro del presidente no fue un secuestro, no fue un golpe de Estado, que fue una imprudencia del presidente por haberse presentado en el Regimiento Quito”.

Para Baca, luego de las conversaciones con miembros de la Policía, ellos no hubieran acudido al Regimiento Quito, si no veían en la televisión. Tampoco en Guayaquil se “hubieran solidarizado con los compañeros de Quito”.