Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

ONU pide respeto a manifestantes en Venezuela

CARACAS, Venezuela (AP) — La oficina de ONU en Venezuela expresó el sábado su preocupación por la muerte de decenas de venezolanos durante las protestas violentas que desde ocurren casi a diario en el país y pidió respeto a los derechos de los manifestantes pacíficos.

CARACAS, Venezuela (AP) — La oficina de ONU en Venezuela expresó el sábado su preocupación por la muerte de decenas de venezolanos durante las protestas violentas que desde ocurren casi a diario en el país y pidió respeto a los derechos de los manifestantes pacíficos.


Publicidad

“La ONU en Venezuela se encuentra altamente preocupada por el alto costo en vidas humanas en el país con motivo de las protestas que ocurren desde el 12 de febrero”, dijo la oficina de Naciones Unidas en Venezuela en un comunicado.

“Se hace un llamado a la ciudadanía venezolana para que se asegure, respete y valore el derecho a la vida”, indicó el comunicado.

“En ese contexto, respetamos y solicitamos que se le respete el derecho de manifestarse pacíficamente al nutrido grupo de jóvenes acampados frente a las oficinas de la ONU”, en Caracas. La agencia también instó “a dichos jóvenes a que sean respetuosos… permitiendo el tráfico vehicular y el acceso al edificio donde se encuentra la ONU”.

Desde hace 12 días, un grupo de estudiantes de varias ciudades venezolanas acampanan pacíficamente en más de 120 carpas frente a las oficinas de la ONU en Caracas. El mensaje de la organización se conoce en vísperas de la visita de la comisión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Venezuela se ha visto sacudida desde febrero por protestas de universitarios y opositores, esencialmente de clase media, que han salido a manifestarse contra la desbordada inflación —que alcanzó en febrero una tasa anualizada de 57,3%_, el desabasto de bienes básicos y un alto índice de delincuencia.

Maduro condenó el sábado los actos violentos ocurridos en el jueves en la estatal Universidad Central de Venezuela y pidió castigo para todo aquel que haya participado sin importar su parcialidad política, un claro contraste con sus declaraciones del día anterior, en que únicamente se refirió a las agresiones sufridas por un estudiante simpatizante del gobierno y no mencionó las palizas propinadas por presuntos simpatizantes del gobierno a estudiantes opositores.

Los “que le dieron la paliza fascista a William Muñoz (simpatizante del gobierno), uno por uno va ir preso””, manifestó.

“Ahora sacaron una foto de un muchacho (simpatizante del gobierno) con una pistola, yo condeno eso, lo condeno igualito porque ahí nadie debe tener pistola, nadie tiene justificación para tener pistolas”, aseveró.

El jueves, estudiantes universitarios se enfrentaron con piedras, bombas molotov y fuegos artificiales a guardias y policías nacionales que bloquearon una marcha opositora hacia el norte de la ciudad. Los cuerpos de seguridad usaron gases lacrimógenos, balas de goma y un camión cisterna para contener a los manifestantes.

En medio de la protesta, grupos de encapuchados, algunos armados, atacaron brutalmente a jóvenes opositores, a algunos de los cuales desnudaron, patearon y golpearon con palos en una de las áreas internas de la mayor universidad capitalina. Los incidentes en el centro de estudios dejaron un saldo de unos siete heridos.

“No soy cobarde”, dijo Maduro en aparente alusión a la avalancha de críticas que recibió por las redes sociales sobre su omisión, “yo si condeno hechos de violencia si vienen de alguien que de alguna u otra manera pueda estar vinculado a algún grupo del chavismo”.

“No voy aceptar grupos armados aquí de ningún tipo, quiero que quede claro”, enfatizó.

Según líderes de la oposición, los grupos armados partidarios del oficialismo conocidos como “colectivos” son usados para intimidar y disolver manifestaciones de la oposición. Las autoridades han rechazado estos señalamientos y culpan a la oposición por la violencia callejera y las muertes.

Los violentos incidentes registrados en Caracas y otras ciudades del interior han dejado hasta la fecha al menos 39 fallecidos, 608 heridos y unos 2.285 detenidos, de los cuales 192 permanecen arrestados y sujetos a procesos judiciales.

El gobierno ha desestimado las protestas considerándolas parte de un plan de la oposición para promover un golpe de Estado.

La ONU además reconoció el anuncio del presidente Nicolás Maduro sobre la creación del Consejo Nacional de Derechos Humanos, por recomendación de una comisión de cancilleres de la Unasur.

Según el mandatario, este consejo, instaurado el jueves pasado por decreto, tendrá la misión de “defender y velar por los derechos humanos” en situaciones “coyunturales”.

Los adversarios del gobierno y activistas de derechos humanos han denunciado casos de torturas, maltratos y tratos crueles hacia manifestantes cuando son arrestados por militares y policías.

Se espera que entre el 7 y 8 de abril la comisión de ministros de Relaciones Exteriores de Unasur —integrada por 12 países de la región— reanude sus esfuerzos para promover el diálogo en Venezuela.

El canciller Elías Jaua declaró el sábado que hasta ahora siete cancilleres han confirmado su presencia.

Durante su última estadía en Caracas, el 25 y 26 de marzo, los cancilleres de la Unasur se reunieron con Maduro, opositores, empresarios, líderes religiosos y estudiantiles.