Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Patiño viaja a Caracas a reunión de Unasur

El Canciller Ricardo Patiño ha partido hacia Caracas para participar en la reunión de los cancilleres de Unasur que acompaña el diálogo entre la oposición venezolana y el gobierno de Nicolás Maduro.

El Canciller Ricardo Patiño ha partido hacia Caracas para participar en la reunión de los cancilleres de Unasur que acompaña el diálogo entre la oposición venezolana y el gobierno de Nicolás Maduro. La reunión debía desarrollarse el pasado jueves, pero fue suspendida sin que se informen los motivos.


Publicidad

“Ya lo que queda es esperar que la comisión de Unasur y el Vaticano logre que se desatranque el proceso de diálogo y nos lleve a una solución que al país le dé esperanzas”, dijo el dirigente opositor Roberto Enríquez a periodistas minutos antes de ingresar a la reunión que se celebra en la sede de la Nunciatura Apostólica de Venezuela en Caracas.

Enríquez, presidente del partido Copei y miembro de la comisión de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), indicó que a los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y al nuncio en Caracas, Aldo Giordano, que han acompañado el proceso de diálogo les debe dar “una mala noticia” pues, “el Gobierno no está honrando su palabra”.

Apuntó que la MUD no está dispuesta a aceptar que lo acordado durante estas conversaciones con el Gobierno “se desconozca”.

“Podemos entender que hay que avanzar en muchísimas cosas para lograr acuerdos en base a la Constitución y los derechos humanos, lo que es inaceptable es que aquello que se anunció al país delante de los cancilleres y el nuncio no se cumpla, eso me parece que es un irrespeto con toda Venezuela”, dijo.

Sin embargo, y pese a las críticas, Enríquez señaló que la oposición “quiere y cree” en el diálogo “como mecanismo para resolver las diferencias”.

Dijo, además, que la oposición no ha pedido, en esa mesa de diálogo, “nada distinto” a lo establecido en la Constitución y a los derechos humanos y que precisamente esas conversaciones solo buscan “restituir el orden” constitucional.

“Nosotros no estamos planteándonos ir a jugar dominó o tomarnos un cafecito con el presidente no, esto es un asunto en el que se ha acabado ya con la vida de 42 compatriotas, en donde hay mucha gente sufriendo, en donde hay presos, torturados, para que ahorita convirtamos el diálogo en una (…) tertulia, no es una tertulia, es un diálogo político”, dijo.

La intermediación de la Unasur se ha dado a raíz de la situación generada en Venezuela por la intensa ola de protestas que vive ese país desde el pasado el 12 de febrero, que hasta el momento ha dejado 42 muertos y más de 800 heridos, según datos oficiales.