Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Redada migratoria en rendición de cuentas de Fundación Pachamama

Incidentes en rendición de cuentas de la Fundación Pachamama, el 17 de julio de 2014, en Quito. Tuiteada por @DianaAmores

Tres ciudadanos estadounidenses, excolaboradores de la clasurada Fundación Pachamama, fueron trasladados a una oficina policial presuntamente para constatar si se encontraban legalmente en Ecuador después que asistieron a un acto de dicha fundación.


Publicidad

Oliver Utne, Robin Fink y Diane Hollzen fueron requeridos por la Policía de Migración, en las afueras del Jardín Botánico de Quito para constatar si su estatus migratorio en el país es regular. Según Utne, cerca de las 20:00 cuando ya se iba a su casa, en el parqueadero un hombre vestido de civil lo llamó por su nombre y cuando él le preguntó qué quería le pidió que le mostrase sus papeles para ver si están en regla, según ha reportado El Comercio.

Utne no traía consigo su pasaporte. Un aparente intento de ser detenido fue resistido por una multitud que se agolpó en torno a él y que habían participado del acto, entre los que se encontraba el expresidente de la Asamblea Constituyente, Alberto Acosta. El hecho empezó a difundirse intensamente en Twitter y otras redes sociales. Otras dos estadounidenses también fueron requeridos por los agentes.

Utne, Fink y Hollzen colaboraron en el pasado con Pacha Mama; él como consultor externo en un proyecto de transportación solar fluvial, Fink trabajó directamente en la fundación, y Hollzen como funcionaria de una ONG estadounidense que colaboraba con Pacha Mama.

Pese a que Utne mostró finalmente su pasaporte a los policías, fue trasladado junto con las dos estadounidenses, a la Dirección Nacional de Transporte Terrestre. Hasta pasada la medianoche seguían en esa dependencia.

Los voluntarios fueron liberados cerca de la una de la madrugada, luego que los agentes dijeron haber comprobado que los documentos de identidad se encontraban en regla. Hasta el lugar habían llegado funcionarios de la embajada de los Estados Unidos.