Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La radio y televisión de Ecuador deberán adecuar su programación a nuevas reglas

El Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom) publicó el reglamento que fija las reglas para todos los contenidos, franjas horarias y tipo de programación que deberán cumplir los medios de comunicación privados, públicos y comunitarios de radio y televisión de Ecuador, informa Diario El Universo.


Publicidad

El plazo para adecuar su programación a las franjas horarias dispuestas en el Reglamento es de 60 días.

Este documento define y fija cuáles serán los contenidos formativos, educativos y culturales; los contenidos informativos; los de opinión; los de entretenimiento y deportivos.

Además, especifica cuales son las franjas de protección reforzada, donde prohíbe el uso de imágenes “que hagan apología a la toxicomanía”; se pide evitar la emisión de imágenes sexualmente explícitas, de violencia y tratos crueles, inhumanos y degradantes “en espacios informativos”; la presentación explícita de cadáveres y restos humanos sin contexto; evitar el uso de un formato sensacionalista o amarillista que afecte derechos constitucionales contra personas o selectivos”.

En cuando a contenidos informativos, el reglamento define como tal a los que informen sobre hechos de la realidad, que promuevan el acceso a nuevas tecnologías,  que informen o documenten sobre lenguas extranjeras, que informen sobre participación comunitaria, entre otros.

Los contenidos de opinión serán los que fomenten el respeto a la dignidad humana y a los grupos de atención prioritaria, los que promuevan la consulta a niños y adolescentes en programas de opinión y otras formas de opinión que se enmarquen en las normas deontológicas.

En los contenidos de entretenimiento, deberán entre otros puntos, promover los derechos del Buen Vivir; fomentar los derechos, deberes y responsabilidades de los ciudadanos; prevenir la reproducción de prácticas discriminatorias, violentas, racistas, entre otras.