Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cámara de Comercio de Quito pide rectificaciones al gobierno

El presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Blasco Peñaherrera, el 3 de junio de 2014, en Quito. API/Juan Cevallos

La Cámara de Comercio de Quito, a través de su presidente Blasco Peñaherrera Solah, ha pedido rectificaciones al presidente de la República Rafael Correa, en su política de manejo de las finanzas públicas, y ha demandado explicaciones sobre cómo se evitará el “probable colapso de la economía nacional debido a la precaria situación de finanzas públicas y del sector externo de la economía”.


Publicidad

En una rueda de prensa, Peñaherrera, luego de solidarizarse con los organizadores y participantes de la marcha obrera del pasado 17 de septiembre y las madres de los estudiantes del colegio Mejía presos desde el 18 de septiembre, leyó un comunicado que dijo es el sentir de los comerciantes de la capital.

“Los comerciantes quiteños demandamos correcciones urgentes en la conducción de finanzas públicas para precautelar el bienestar colectivo de nuestra economía… Señor presidente recuerde que el bienestar de los ecuatorianos está por encima de toda de su vanidad, prepotencia y fallido modelo de gobierno. Rectifique aún le queda algo de tiempo”, ha dicho, citado por El Universo.

“El país vive bajo la sombra del miedo al represor gobierno de Rafael Correa que no ha tenido límite alguno para perseguir, sancionar y descalificar a quienes pensamos distinto, la marcha del pasado 17 de septiembre es una ventana de esperanza que demuestra que el miedo ha comenzado a derrumbarse”, continuó.

“Basta de publicidad agobiante, de vehículos blindados, de contratos millonarios para embellecer su imagen en el exterior, basta de gastar y gastar”, ha agregado.

Según el dirigente empresarial, las finanzas públicas están en peligro porque aseguró que a pesar de que el país ha entregado al Gobierno $ 200.000 millones, el Ecuador no tiene ahorros y sigue buscando más deuda.