Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nuevo líder opositor venezolano cree fue designado por ser un luchador social

Jesús Torrealba. Foto de Archivo: La República.

Caracas, 28 sep (EFE).- El nuevo secretario general de la alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, un maestro conocido por sus programas televisivos e iniciativas en zonas populares, dijo hoy que fue nominado por la heterogénea plataforma antigubernamental por ser un luchador social.


Publicidad

“Estoy porque tengo perfil de luchador social (…); no soy militante partidista ni tengo aspiraciones político-electorales; tengo, sí, una trayectoria de lucha social y entonces (su nominación) se asume como inicio de un estrechamiento de relaciones entre el liderazgo político-partidista y el social-comunitario”, dijo en una entrevista publicada hoy por un matutino caraqueño.

El educador, periodista, locutor y presentador televisivo, “Chuo” como se le conoce coloquialmente, aceptó y asumió el cargo hace cuatro días porque se lo propusieron, confesó al diario El Universal, desde distintos sectores de la variopinta oposición.

“Durante mucho tiempo me hicieron el planteamiento sobre la Secretaría Ejecutiva y yo respondía que no porque mi espacio está (…) en el ámbito de lo social y comunitario”, pero cambió su negativa al ser requerido por el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, y el excandidato presidencial de la MUD y gobernador de Miranda (centro), Henrique Capriles, sostuvo.

“Eso me llamó la atención, porque se trataba del mismo planteamiento hecho por dos personas que se mueven en distintos espacios de la alianza” antigubernamental, valoró Torrealba.

La MUD acordó en agosto pasado fijarse como objetivo político superar admitidas divisiones internas y trazarse como estrategia “conseguir un cambio político urgente a través de métodos constitucionales, democráticos, pacíficos y electorales”, recordó.

Su designación es la primera señal de reunificación de la MUD y “creo que puede leerse así”, dijo, al añadir que incluso puede irse “más allá” e interpretarse como “un pacto entre la clase política que quiere ser alternativa y los pobres y empobrecidos”.

Diferenció así a “sectores populares y clase media” y sostuvo que ambos estratos tienen un lazo “no solo teórico, sino consanguíneo” y que su labor apuntará a involucrarlos en una lucha común contra la Revolución Bolivariana iniciada por Hugo Chávez (1999-2013) y proseguida por su sucesor, el presidente Nicolás Maduro.

“Toda familia de clase media -seriamente empobrecida- tiene a su papá o a su abuelito viviendo en el barrio” deprimido y “por eso” cuando la MUD habla de acercarse a los sectores populares “no se trata solo del barrio, sino también de la clase media”, apuntó.

Advertido que su designación al frente de la MUD sugiere el reconocimiento implícito en la oposición de que sus dirigentes deben salir de las mayorías para intentar calar en ellas, Torrealba recurrió a una frase que atribuyó al papa Francisco: “El que quiera ser pastor debe oler a oveja”.

“Yo creo que quien quiera ser dirigente político en la Venezuela del presente y del futuro tiene que oler a pueblo y saborear pueblo”, remarcó tras sostener que el 54 % de la población venezolana vive en barrios deprimidos y el 16 % en urbanizaciones de clase media.

“Es decir, 7 de cada 10 venezolanos habita espacios económicamente deprimidos y socialmente segregados. Entonces, si quieres hacer política democrática actúa desde la mayoría y para la mayoría. Si lo haces desde una sede partidista o un hotel 5 estrellas es inevitable que rebotes en esos espacios donde está la mayoría”, remató.

Dijo que también entiende su designación como “una decisión atípica para una situación atípica”, ya que “el de Maduro no es un mal Gobierno, sino una catástrofe”. EFE