Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sarayakus esperaban que disculpas ofrecidas “fueran sentidas”

La ministra de Justicia Lady Zúñiga, con los dirigentes del pueblo Sarayaku, el 1 de octubre de 2014. Foto de la web del ministerio de Justicia.

Dirigentes sarayacu manifestaron ayer malestar después de las disculpas ofrecidas, en nombre del Estado, por la ministra de Justicia, Lady Zúñiga, porque, según alegaron, habían esperado que fueran “sentidas”, según ha reportado el periodista de El Universo Christian Zurita.


Publicidad

Félix Santi, presidente de la comunidad, ha dicho no estar convencido del acto de disculpas. El consejo de gobierno denominado Tayjasaruta, que dirige, esperaba el pedido de perdón y una ratificación de que esos hechos no se repetirán.

Al final del acto, el presidente de la Conaie, Jorge Herrera, ha tomado la palabra y dicho a los ministros que “hubiese sido bueno” que asistiera del presidente Rafael Correa, según cita el diario El Universo. Luego ha señalado a los ministros: “Necesitamos que sigan haciendo este pedido de disculpas provincia por provincia…”. Y pidió dejar insubsistente la sentencia a Pepe Acacho, “que dejen insubsistente la firma del Tratado de Libre Comercio y pidan disculpas…”.

Mientras hablaba, la ministra de Ambiente, Lorena Tapia ha empezado a gesticular y pedir que se retiren. José Icaza, ministro subrogante de Recursos Naturales no Renovables, se ha levantado de su puesto. Luego se acercaron a la mesa directiva y pidieron parar el acto porque esos temas no eran parte de la agenda.

Zúñiga se vio forzada a pedir una aclaración mientras los ancianos de la comunidad les pedían respeto y escuchar el final de las palabras de Herrera.

El pedido de disculpas por parte del Estado fue obligado por una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que falló, en 2013, en favor de los sarayacus por haber autorizado el Estado el ingreso de la petrolera Compañía General de Combustibles (CGC) en su territorio, a fines de los 90.