Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lasso y Quishpe coinciden en la necesidad de dialogar

Los dirigentes políticos Guillermo Lasso y Salvador Quishpe dialogaron hoy en las instalaciones de radio Platinum, en Quito, y coincidieron en que es necesario establecer un diálogo para llegar a acuerdos básicos que enfrenten la coyuntura política del país.


Publicidad

El líder de CREO y el prefecto de Zamora Chinchipe fueron invitados por el periodista Andrés Carrión. Lasso celebró la “coincidencia” de conversar con Quishpe, quien demostró su sorpresa por el encuentro. El prefecto había planteado, en primer término, que para concretar una consulta popular que defina la reelección indefinida, era necesario que sea impulsada por un grupo de ciudadanos “intachables”, de una reputación innegable, que no pretendan convertir a esta iniciativa en un trampolín político.

Lasso dijo estar dispuesto a no tener el protagonismo de una consulta, “porque no es una consulta de Lasso, ni de Creo, ni de Compromiso Ecuador, es de los ecuatorianos”, pero se preguntó donde han estado durante estos meses ese grupo de ciudadanos capaces de reunir a diferentes tendencias. Mientras Quishpe indicó que era muy difícil “convencer” a las bases indígenas de seguirle los pasos a un banquero.

En este punto, el excandidato presidencial reivindicó su oficio de toda la vida, “porque los banqueros también tenemos derechos humanos, derechos políticos”. Reiteró que no tenía ningún acto de deshonestidad en su  larga trayectoria, a lo que Quishpe dijo no tener ningún reparo en ese aspecto. 

Los políticos coincidieron en que no se debe explotar el Yasuní, por ejemplo. Y que este diálogo debe ser permanente entre actores que no necesariamente tengan la misma ideología o línea política.

“Este es un día especial. Lo anotaré en mi agenda”, dijo al concluir Guillermo Lasso, quien en varias ocasiones trató de “Salvador” al dirigente de Pachakutik, quien no fue recíproco y siempre se refirió a él como “señor Lasso”.