Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En Honduras, la Corte prohíbe trabajar durante 16 meses a un periodista

El periodista hondureño Julio Ernesto Alvarado, condenado a la cárcel y prohibido de trabajar durante 16 meses por la Corte de ese país. Foto del diario La Prensa de Honduras.

Varios organismos internacionales que velan por el cumplimiento de los derechos, en especial el de la libre expresión, han condenado la sentencia impuesta al periodista hondureño Julio Ernesto Alvarado, publica hoy diario El Universo.


Publicidad

Uno de ellos fue la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Washington, que adoptó medidas cautelares a favor de Alvarado por la “gravedad” de su situación, según la resolución.

Alvarado, quien trabaja para el grupo Radio y TV Globo, fue suspendido de ejercer su profesión durante 16 meses, como parte de un proceso judicial por el delito de difamación.

La condena data de febrero pasado, cuando la Corte Suprema de Justicia de Honduras lo condenó a 16 meses de prisión y le prohibió ejercer su oficio durante el mismo periodo.

Su defensa anuló tal prohibición a través de distintos recursos legales, hasta que el pasado 24 septiembre la Corte de Apelaciones de ese país restableció la prohibición impuesta.

Este mes, la CIDH solicitó al Estado hondureño suspender la ejecución de la sentencia, “y abstenerse de realizar cualquier acción para inhabilitar al periodista”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), con sede en Miami, se mostró ayer satisfecha por este pronunciamiento, en particular con la concesión de medidas cautelares.

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, expresó su satisfacción con la decisión, pues “el sistema interamericano reactiva la protección a los periodistas que suelen ser silenciados mediante juicios por difamación”, reportó la agencia Efe.

Reporteros Sin Fronteras, con sede en París, también ha condenado la decisión judicial.

Un boletín colgado en su portal pide que se retiren los cargos en contra de Alvarado, y que el Estado garantice que “la legislación contra la difamación no se convierta en una herramienta para callar las voces de oposición en los medios”.

Se recuerda que el periodista fue acusado de difamación porque en el 2006, durante una entrevista que él dirigía en Globo TV, dos catedráticos universitarios emitieron acusaciones contra una decana y divulgaron información de un juicio.