Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Prefecto del Azuay pide unidad contra Correa y revocatoria de asambleístas

El prefecto del Azuay Paúl Carrasco estuvo en el malecón de Guayaquil y convocó a la unidad de la oposición. Foto del twitter de la Prefectura.

El prefecto del Azuay Paúl Carrasco convocó esta mañana en Guayaquil a la unidad de todos los grupos opositores al gobierno de Rafael Correa para llevar adelante la consulta popular que impida su reelección indefinida y para proponer un candidato único para las elecciones presidenciales de 2017. 


Publicidad

Carrasco dijo que es hora de dejar de lado las diferencias ideológicas o partidistas y unirse en torno a “recuperar la democracia”. Respecto a las consultas planteadas, expresó “que no importa quien lidere o quien las haya propuesto, lo importante es unirlas”.  El prefecto del Azuay estuvo acompañado de la exsecretaria de Comunicación de este gobierno y exasambleísta constituyente Mónica Chuji y del exlegislador de AP César Rodríguez, entre otros dirigentes.

Carrasco planteó que se instale una “Asamblea popular paralela” a la actual Asamblea Nacional, para que defienda la Constitución que se aprobó en Montecristi en 2008. Esta Asamblea estaría integrada por los mismos Asambleístas Constituyentes que la redactaron, fue la propuesta del político cuencano.

Además, dijo que si los actuales asambleístas oficialistas aprueban las enmiendas que propuso el gobierno, liderará el proceso de la revocatoria popular de sus mandatos en el Azuay. E invitó a todas las provincias a hacerlo en sus respectivas jurisdicciones. Carrasco anunció que apoyará la marcha de trabajadores del próximo 19 de noviembre y declaró que “esta no debe ser la última, las movilizaciones deberán ser permanentes”.

Al final de su intervención, Carrasco se dirigió hasta el malecón Simón Bolívar y a la altura del monumento La Rotonda, lanzó cruces de flores al río, como homenaje a los obreros asesinados por militares el 15 de noviembre de 1922.