Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diarios de Venezuela y Ecuador denuncian ataques a medios a nivel continental

Los diarios venezolanos El Nacional y El Universal destacan el nacimiento del bebé real británico en sus primeras páginas el miércoles 24 de julio del 2013. El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, cuestionó el miércoles que los medios locales le hayan dado una mayor cobertura al nacimiento del nuevo príncipe británico que al aniversario del natalicio del Libertador Simón Bolívar. Agregó que el bebé es "tan real como cualquier niño". (AP Foto/Ariana Cubillos)

Washington, 2 dic (EFE).- Los propietarios del diario venezolano El Nacional y del rotativo ecuatoriano El Universo denunciaron hoy los crecientes ataques a los medios en sus países, que a su juicio se enmarcan en una tendencia “continental” de los Gobiernos de la región para coartar la libertad de expresión en mayor o menor grado.


Publicidad

En una conferencia de prensa conjunta en Washington, el dueño de El Nacional, Miguel Henrique Otero, y el de El Universo, Carlos Pérez Barriga, expusieron la situación de la libertad de prensa en sus respectivos países y los ataques a los periódicos que encabezan.

“Hay una extensión del sistema (venezolano) a otros países. Están copiando parte de él en Ecuador, Bolivia, Argentina o Nicaragua, donde hay una atmósfera populista creciente”, afirmó Otero.

“Pero además, con los Congresos se producen leyes que van contra la libertad de expresión. Y esto no ocurre solo en estos países autoritarios, está sucediendo en México, Chile, Colombia, Brasil y otros países. Es otra forma, una forma continental, de atacar esa libertad”, añadió.

Barriga, por su parte, opinó que “la prensa en Latinoamérica no solo está siendo atacada por los Gobiernos de izquierda”, sino también “por los de derecha”, porque en “el poder” hay una creciente suspicacia “contra los medios”.

Otero recordó, como ejemplo, el discurso que dio la presidenta chilena, Michelle Bachelet, durante la inauguración de la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) el pasado octubre en Santiago de Chile.

“Bachelet dio un discurso sobre la libertad de expresión y de la prensa, pero con todas estas expresiones de responsabilidad social, que al final sabemos que (significan que) ella va a hacer alguna ley que restrinja la libertad de expresión. Es algo que está en todas partes, que es una tendencia”, indicó el empresario venezolano.

Los dos editores acudieron por primera vez juntos a Washington para exponer sus denuncias en el National Press Club, dentro de una agenda que incluye reuniones con la legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen, el senador demócrata Bob Menéndez, el republicano Bob Corker y la junta directiva de The Washington Post.

“Nuestra sociedad está cada día más desinformada. En el 40 % del territorio de Venezuela solo puedes acceder a medios oficiales”, sostuvo Otero.

“La viabilidad económica de un periódico es muy difícil”, agregó el editor, y denunció que su diario no ha tenido autorización para comprar papel de periódico “desde hace un año y medio”, por lo que subsiste a base del que le envían distintos diarios del continente.

Respecto a Ecuador, Barriga dijo que “los problemas empezaron” con la idea de crear una Ley de Comunicación, que entró en vigor en junio de 2013 y supuso la creación de la Superintendencia de Información y Comunicación, encabezada por César Ochoa y encargada de la “vigilancia, auditoría, intervención y control” de los medios.

Advirtió de que Ochoa “quiere reformar la ley para que las sanciones” que pueden imponerse a los periodistas y medios de comunicación “sean más duras”, y criticó también la figura del “linchamiento mediático”, que castiga los ataques reiterados en los medios para menoscabar la imagen de personas o instituciones.

Los editores coincidieron en que la presión internacional para un mayor respeto a la libertad de prensa es muy importante, y Barriga destacó que el Gobierno de Correa es especialmente sensible a los mensajes provenientes de Europa, “mucho más que los de EE.UU.”. EFE