Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Vicealcaldesa de Guayaquil homenajeó a Mujica por “no ser un hombre de revanchas”

La vicealcaldesa de Guayaquil, Doménica Tabacchi, el 4 de diciembre de 2014, en la reunión de la UNASUR en Guayaquil.

La vicealcaldesa de Guayaquil Doménica Tabacchi fue la encargada de abrir el homenaje rendido ayer al presidente de Uruguay José Mujica, en el Centro Cívico de la ciudad. Recibida con pifias y gritos de rechazo al comienzo por un grupo de asistentes al acto desarrollado dentro del marco de la cumbre de la Unasur, Tabacchi enalteció al presidente uruguayo “no solo por el cargo que ostenta sino por la dignidad y austeridad con que lo ha llevado”, expresó.


Publicidad

Al comienzo de su intervención, Tabacchi se dirigió a los presidentes sudamericanos que llegaron a Guayaquil. “Esperamos que la Unasur logre construir espacios de interacción y colaboración entre las naciones. Pero hay que tomar en cuenta que la unidad se consolidará cuando entendamos que la diversidad ideológica es positiva y el pensamiento único es una utopía. La unión de las naciones se dará cuando pasemos del lirismo al pragmatismo”. 

Refiriéndose al homenajeado, la autoridad local manifestó que “es motivo de especial satisfacción que sea mi querida ciudad de Guayaquil la urbe elegida para rendirle un justo y oportuno reconocimiento al señor José Mujica, presidente de la República Oriental de Uruguay, a quien seis balazos y quince años de prisión no mataron su espíritu luchador ni tampoco lo convirtieron en un hombre de revanchas”.

“A José Mujica el tiempo, los años, los daños, los hechos, le demostraron que el perdón requiere olvido y tomar otro camino para conseguir los mismos objetivos no es debilidad. Eso se llama sabiduría“, dijo.

“Un ejemplo de sencillez y solidaridad desde el poder. Un presidente que desde ese poder buscó la justicia social y no el ajusticiamiento popular. Bienvenido señor José Mujica. Es usted un ilustre huesped de Guayaquil”, concluyó, entre aplausos.