Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa defiende Ley de Tránsito y dice que pagar por una licencia era “inconstitucional”

La Concordia (Sto Domingo de los Tsáchilas),12 dic 2014.- El Presidente Rafael Correa arribó a la localidad para participar en el Gabinete Itinerante. Lo acompañaron los ministros de Estado; una comisión de la nacionalidad Tsáchila fue recibida e invitada a participar en el Gabinete. Foto: Eduardo Santillán / Presidencia de la República.

Durante una entrevista con medios de comunicación de Santo Domingo de los Tsáchilas, el presidente Rafael Correa defendió las reformas a la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial que aprobó la Asamblea Nacional la semana pasada, informa Diario El Universo.


Publicidad

Uno de sus puntos polémicos de la norma es que para obtener la licencia de conducción no profesional Tipo B, la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) aplicará pruebas teóricas, psicosensométricas y proactivas y, en caso de reprobar, el postulante deberá acudir al Secap o a escuelas de conducción para obtener un certificado de aprobación de estudio. Con este certificado deberán regresar a la ANT para rendir nuevamente las pruebas.

“¿Por qué regalar $ 180 a empresas privadas para obtener una licencia?”, se preguntó el mandatario y justificó los cambios de la Ley para que sea una empresa del Estado la que entregue este documento, sin costo para el usuario.

Pagar por una licencia es inconstitucional, refirió el presidente.

Y agregó que con el sistema anterior “que ha sido un fracaso, los pobres no podían sacar licencia”, por el alto costo. Además, señaló, que los accidentes de tránsito han subido aceleradamente con una mayor incidencia de los vehículos privados de las zonas urbanas, lo que demuestra que las escuelas de conducción no han cumplido su objetivo.

Gorki Obando, presidente de la escuela de Conducción Aneta, dijo que la reforma es una regresión jurídica de unos 20 años atrás y que se contrapone al derecho a la vida y buen vivir porque todos “queremos ser usuarios viales”.

Y cuestionó la reforma sobre todo el artículo que se refiere a que la ANT controlará y exigirá la formación y capacitación permanente a conductores profesionales y no profesionales. “Pero todo lo que decide la reforma para que todos los conductores estén debidamente capacitados, se contrapone al limitar a las escuelas de conducción”, se quejó.