Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

30S: Libro de González contradice lo dicho cuando estaba activo, dice fiscal

El fiscal Galo Chiriboga y el ministro del Interior José Serrano criticaron el libro del general Ernesto González, hoy en Quito. Foto del twitter de la Fiscalía. API/juan Cevallos

Un informe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (Comaco) –enviado a la Fiscalía el 8 de noviembre del 2011 y que fue utilizado como prueba en dos procesos penales derivados de la sublevación policial– señala que el presidente Rafael Correa sí estuvo secuestrado y que el 30 de septiembre del 2010 hubo una desestabilización del orden constituido, publica hoy diario El Universo.


Publicidad

En ese entonces, el jefe del Comaco era el general Ernesto González, autor del libro Testimonio de un Comandante, en el que da su versión de los hechos. Ese texto fue presentado el jueves pasado y está a la venta.

El documento fue redactado por el exdirector de operaciones del Comaco, Jorge Peña. Y avalado por González.

El informe de la “Operación Rescate” recoge los análisis de campo y de inteligencia, de las primeras horas de la revuelta policial hasta el momento del rescate. Además, detalla las tácticas, los instrumentos, los equipos, la logística y los problemas y dificultades que podrían tener al momento de iniciar la acción.

En su libro, González afirma que el día de la sublevación policial el mandatario no estuvo secuestrado sino retenido y que no hubo indicios de los organismos de inteligencia sobre una intentona golpista o para deponer al Gobierno.

Sin embargo, según el informe, los encargados del rescate tenían la misión de “ejecutar operaciones de defensa interna… en el sector de la avenida Mariana de Jesús (hospital de la Policía Nacional y el GOE), para neutralizar a elementos insurrectos de la PP.NN. y rescatar con vida al Presidente de la República en esa prioridad, a fin de contribuir… en el cumplimiento de su misión y restablecer el orden constituido”.

Con este objetivo, se definió la necesidad del “uso progresivo de la fuerza en legítima defensa para persuadir a los elementos insurrectos de la Policía, del no empleo de armas de fuego en contra de las unidades militares y permitir la liberación del Presidente del Hospital de la Policía…”.

El documento de las FF.AA., de 33 páginas, fundamenta el proceso por intento de magnicidio, delito por el cual fueron sentenciados seis policías; así como la indagación fiscal que está en marcha y que investiga un posible delito de golpe de Estado. El texto fue calificado como reservado, pero por pedido del fiscal general, Galo Chiriboga, fue desclasificado.

Gustavo Benítez, quien es el fiscal que investigó el caso de intento de magnicidio y que ahora indaga el del supuesto golpe de Estado, refutó el libro de González basándose en el informe desclasificado.

Varios de los acápites del informe, dijo Benítez, se refieren a la actitud agresiva de los elementos de la policía e indican que según la información de las unidades de inteligencia, presumían que el presidente se encontraba secuestrado.

Por tanto, a criterio del fiscal, lo que González escribió en su libro se contradice con lo que dijo cuando ejerció como jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. “El contenido de su libro tal vez obedece a un tema de marketing, pero yendo a la realidad de las cosas el general se contradice, dijo.

“Su obra recoge su testimonio, que es la percepción personal, mientras que el informe es la percepción de este bloque de las FF.AA.”, señaló.

Benítez recordó que González sí fue llamado a testificar dentro de los casos del 30-S y que se ratificó en el contenido del citado informe.

——————————

Tomado de diario El Universo.