Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa indulta a policía sentenciado a 12 años acusado de intentar asesinarlo el 30S

El policía Vinicio Carvajal, en fotografía de diciembre de 2013.

El presidente Rafael Correa ha indultado al policía Ricardo Vinicio Carvajal Castillo, condenado en agosto de 2014, junto a otros cinco policías, a 12 años de reclusión después de ser declarado culpables de intentar asesinarlo durante los hechos del 30 de septiembre de 2010.


Publicidad

Vinicio Carvajal, que fue capturado en Latacunga en diciembre de 2013, tres años después de los hechos del 30S, ha permanecido un año y tres meses en prisión. Fue involucrado en el proceso por el Fiscal Gustavo Benítez, quien mostró como prueba de su participación una foto publicada en un medio de prensa escrita en donde se observa a un agente que parece a punto de disparar hacia donde se encontraba un piquete de militares que resguardaba a Correa, tras ser rescatado del hospital de la Policía. Carvajal siempre ha sostenido que el de la foto no es él, y que él no estaba en el lugar de los hechos ese día.

Luego, Carvajal optó por acogerse al silencio.

Antes de Carvajal, el acusado era otro policía, un cabo de nombre Johnny Casalombo Mantilla, de 37 años, quien permaneció tres meses en prisión, acusado por el mismo Fiscal Gustavo Benítez, y a órdenes del mismo juez, Franz Valverde. El Fiscal acusaba a Casalombo basándose en un video, en el que se veía a un hombre enmascarado arengando a disparar en contra del Presidente. En el proceso se demostró que el 30 de septiembre de 2010, Casalombo había estado internado en un Hospital de Ventanas, convalenciendo de un accidente de tránsito que había sufrido el día anterior en esa localidad y en el que se había fracturado una pierna.

Casalombo tuvo que ser exculpado.

Tres días después, el Presidente Rafael Correa arengó a la policía, durante el Enlace Nacional, a capturar al uniformado que se se ve en videos y fotografías supuestamente arengando a disparar en su contra. Tres meses después, los agentes capturaron en Vinicio Carvajal, en Latacunga, y lo acusaron de los mismos cargos que antes a Casalombo.

El 18 de septiembre de 2014, Carvajal solicitó al Jefe de Estado el indulto. El 17 de diciembre de 2014, la ministra de Justicia, Ledy Zuñiga recomendó que se indulte al procesado después que este manifestó “expresamente su arrepentimiento y ha solicitado las disculpas a todas las personas perjudicadas por los actos cometidos”.

Los otros cinco policías, de los seis que fueron sentenciados a doce años de reclusión por el delito de intento de magnicidio en los hechos del 30S, rechazaron la posibilidad de disculparse y recibir el indulto del presidente Rafael Correa, como lo planteó el propio Correa en septiembre de 2014. Uno de los abogados de los policías, Aurelio Garófalo, sostuvo que  aquello sería reconocer que sus defendidos cometieron un delito. El único que sí estuvo dispuesto a pedir disculpas fue Vinicio Carvajal.

El 30 de septiembre de 2010, una protesta de policías por asuntos salariales derivó en un alzamiento de proporciones en el que el presidente Correa fue agredido y tuvo que refugiarse en un hospital de la institución del orden.

El mandatario, que había acudido al lugar de la protesta para hablar con los agentes sobre sus inquietudes salariales, y terminó a gritos desafiando a que lo maten, fue rescatado en una operación militar desarrollada esa noche en medio de un intenso tiroteo.

Correa consideró que en esa jornada, en la que fallecieron unas diez personas, hubo un intento de golpe de Estado en su contra, instigado por grupos de oposición y “malos oficiales” de la Policía.